El machismo y sus consecuencias han tenido un nuevo capítulo en Francia, después de la emisión, la semana pasada, por el canal televisivo C8 de un programa sin interrupciones de 35 horas.

Presentado por Cyril Hanouna, que incluso tenía momentos donde él intentaba dormir un rato, cuando llevaban 12 horas de emisión, ocurrió algo que horas después debatía todo el país. Era un sketch de humor sobre Kim Kardashian y el robo que sufrió en París. Soraya Riffy, bailarina parecida a la primera, y el presentador Jean-Michel Maire, eran los protagonistas.

Acabado el sketch, empieza el lío: Hanouna sugiere a Riffy que se bese con Maire. Ella dice que no.

Él dice: “¡Ha dicho que sí!” Ella dijo que no y que no, que “hay alguien que nos ve por Televisión”. Hanouna quiere hacer gracia a costa de esto, y se pone como si fuera un biombo para taparlos. Al final, Maire acaba dándole un beso a ella en su escote, en medio de sus pechos. Ante la risotada general, Hanouna dice que aquello es “inadecuado” y pide disculpas a Maire, algo fingido, claro.

Pero las redes sociales francesas no opinaban así. A la mañana siguiente, toda Francia estaba escandalizada, sobre todo las mujeres. Empezando por Laurence Rossignol, Ministra de Familia, Infancia y Derechos de la Mujer. “Incluso en una emisión de entretenimiento, cuando una mujer dice no, es no. He informado al CSA de esta agresión sexual”, decía ella en Twitter. El CSA es el Consejo Superior del Audiovisual, que recibió más de 250 quejas.

Vídeos destacados del día

El grupo activista Osez Le Féminisme propuso denunciar la emisión.

En la red, se dividieron las opiniones entre quienes condenaban la actitud de Maire y quienes criticaban el escote de la Riffy. Las mujeres la apoyaban: “Cuando uno ve las reacciones de apoyo a JMM, no sorprende que las víctimas no se atrevan a quejarse. Hay trabajo por hacer” o “A ver si lo entiendo bien, como la chica era una bimbo, ¿JMM tiene derecho a comérsela sin su consentimiento?”.

Poco después, Riffy quiso defender a Maire, recordando que desde el incidente, él teme por su carrera como presentador, que está arrepentido de lo que hizo. Contó que la hija de Maire “no quiere volver al colegio, por miedo de que traten a su padre como un pervertido”.

Pocos días después, ambos se reencontraron en otro programa televisivo, él para disculparse con ella y ella para perdonarle. Maire lloró en el programa, para expresar cómo se encontraba desde entonces. “Respeto a las mujeres todo lo que puedo”, dijo. Ella dijo que le perdonaba, pero recalcó que lo que él hizo era una falta de respeto, y “que cuando una mujer dice que no, es que no”.

Ella colgó en Facebook una foto con él, con el texto “A pesar del ruido, él sigue siendo una persona con la que he disfrutado durante mi presencia en el escenario. Que pare el agobio. Este es un hombre respetuoso y no merece ningún castigo, a pesar de sus pulsiones masculinas”.

De paso, Riffy quiso romper con que le consideren una bimbo, que en francés coloquial, se define a las mujeres guapas pero poco inteligentes, y se lo han reprochado quienes defendían a Maire y su actitud. El arrepentimiento de él ha sido encomiable. Aquí, recordamos a Fernando Sánchez Dragó y cómo se hizo el ofendido cuando se le reprochó presumir de haberse acostado con dos japonesas menores de edad, algo de lo cual jamás pidió disculpas.