Para empezar, el episodio emitido ayer por Televisión Española significó el adiós de una de las familias del bloque de pisos en el que vive la familia de Antonio y la de Rafael, entre otras. Han sido unos días de lo más complicados para Fermina, sobre todo con su hijo encerrado en los calabozos tras haber sido pillado en un local de ambiente de la sociedad. La mujer ha tratado por todos los medios de liberarlo, pero todo ha sido en vano y la presión ha provocado que Fermina acabe colgándose dentro de su propia casa.

Anuncios
Anuncios

Ha sido su sirvienta la que la ha encontrado y ha dado la voz de alarma, provocando el estupor y la pena de todos los vecinos.

Otro de los hilos conductores del capítulo ha sido Virtuditas, pues la joven ha seguido interpretando el papel de ‘esposa’ de Antonio durante cada una de sus visitas al hospital. La joven ha dejado al descubierto cuáles son los sentimientos que la unen (y siempre la han unido) al marido de Marta, de hecho, sus recuerdos nos han llevado a entender el pasado que uniera a la madre de Elena con Rafael, marido de Virtudes.

Anuncios

La joven ha recordado cómo vieron sus ojos de niña a los dos besándose, entregados a una pasión que ahora parece haber quedado en el olvido, al menos para ella. Rafael, por el contrario, sigue tratando de protegerla y cuidarla, aunque no parece que Antonio vaya a permitir ningún tipo de acercamiento.

El problema es que Virtuditas no lo ha dejado ahí y le ha contado a Antonio, de la peor manera, todo lo ocurrido en su ausencia, así como que ni su mujer ni su hija han pasado mucho tiempo con él en el hospital.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Televisión

Todo lo que le ha dicho la joven ha provocado una ira incontrolable en Antonio, que ha terminado por abofetear a su hija hasta en dos ocasiones, aunque la peor parte se la ha llevado Marta. La mujer ha recibido una paliza de su esposo, que incluso le ha pegado con el cinturón, pero su débil estado de salud lo ha hecho terminar cayendo al suelo. 

Entre tanto, Elena ha conocido por fin a Jano, el chico que toca el violín en la calle y que la tiene completamente cautivada.

Aunque ese ha sido el motivo de que no haya podido visitar a su padre el día en el que éste ha despertado del coma, lo cierto es que ella está feliz e ilusionada, algo que incluso le ha confesado a su madre con la mirada brillante. Los problemas han llegado por otro lado, pues aunque Elena no es consciente de ello, el juez al que su padre le prometió su mano le ha puesto un detective que lo informa de cada uno de sus pasos.

Anuncios

¿Terminará la joven por pagar los errores de su padre y se verá obligada a casarse con Mauricio?

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más