No es la primera vez ni la última que los entornos de dos personas que son más que amigas dentro de la casa de Guadalix de la Sierra, mientras estos disfrutan de su felicidad entre cuatro paredes, se rajan vivos formando un verdadero espectáculo en los platós de Gran Hermano.

Un claro ejemplo es el que estamos viviendo en las últimas horas entre las familias de la pareja que hasta ahora parece más consolidada dentro de GH 17 como es la de Pol y Adara. La batalla, sin cuartel, la están librando las madres de ambos, y estas se están produciendo tanto dentro como fuera de Telecinco.

La malísima relación entre las madres de Adara y Pol viene de hace tiempo.

Casi desde que ambos empezaron a tontear y aparecieron las reacciones celosas de la azafata, lo que desde el entorno del concursante catalán no se entendió bien dado que entre personas sin compromisos adquiridos se puede hacer, deshacer y rehacer tantas veces como se quiera... sin que nadie deba tratar de imponerse sobre el otro.

Fue precisamente ese tema el que incendió en el Debate de #GH17 a las dos progenitoras, quienes se enzarzaron verbalizando una actitud de malas caras, malas miradas y desprecio que ya se habían vivido antes de empezar a grabar por los pasillos de Mediaset. 

En este sentido, la madre de Pol aseguró que preferiría que su hijo estuviera con Miguel, ya que así podría disfrutar de una relación más sana ya que los celos enfermizos de Adara, a la que acusó de muy antigua en términos de relaciones y posesiones de pareja, acabarán siendo lo que rompa la relación en cuanto salgan...

Vídeos destacados del día

si es que no rompen dentro de la casa.

Pero ojo que la cosa no quedó ahí, ya que esta insinuó además que Adara es algo fresquita, ya que aseguró que lo que quiere esta chica es promocionar su libro de '50 sombras de...', y que si hubiera podido tener algo con Rodrigo, en el que se fijó al entrar, no hubiera vuelto loco a su hijo.

Por otro lado la madre de Adara calificó a esta señora de maleducada, y que dijo que prefería guardarse "lo que pienso de Pol". Además, también tuvo tiempo de calificar al chico de su hija como "falso", por hablar unas cosas delante de ella y otras detrás. La guerra está servida.