Domingo movido y cargado de sorpresas el que tuvimos anoche en Gran Hermano 17 en el que se dieron a conocer dos bombas que tendrán consecuencias esta misma semana y de manera irreversible para el concurso.

La primera de ellas, la que tendrá lugar este mismo martes. En lugar del jueves, será mañana martes 4 de octubre cuando Telecinco sustituya el GH17: Límite 48 horas por una nueva Gala en la que se dirima quién debe ser la nueva expulsada de semana. La segunda, que el jueves, sí, no se asusten, habrá nueva Gala, pero en lugar de expulsión, lo que conoceremos es quién sustituye a Álvaro tras su expulsión del concurso de hace unos días.

En cuanto al primer asunto, el que aquí nos atañe, y siguiendo los resultados oficiales que deja la encuesta oficial de Telecinco y en la que se recogen los gustos y disgustos, filias y fobias de los fans de GH 17, parece que la cosa en esta nueva expulsión será de nuevo cosa de dos, quedando así los porcentajes ciegos a falta de los votos que deben emitirse en estas postreras 24 horas.

Con un 5 por ciento de los votos para Montse y otro ínfimo 6 por ciento para Beatriz, parece más que claro que ninguna de ellas será la que tome la puerta de salida este jueves para dirigirse al plató de Telecinco como nueva expulsada en la decimoséptima edición del reality show decano de la televisión en nuestro país.

Algo más ajustado está el porcentaje entre las dos chicas que tienen todas las papeletas para ser entrevistadas mañana mismo por Jorge Javier Vázquez y tomar el relevo de Candelas como eliminada en #GH17.

Vídeos destacados del día

Hablamos, claro está, de Adara, que en el momento de la redacción de este post acumula un 27 por ciento del total de los votos para salir, y de Bea, quien tras un fin de semana para olvidar estaría recogiendo más del sesenta por ciento del total de lo votos.

Una diferencia más que notable que parece imposible de revertir .Eso sí, después de lo de la semana pasada y sabiendo que es el último día cuantos más votos se emiten, no nos atrevemos a asegurar nada. Está en sus manos.