Cazador, cazado. O en este caso, cazadora, cazada. Así se podría definir perfectamente lo que le ha sucedido a la polémica concursante de Gran Hermano 16, Maite Galdeano, tras su fugaz paso por la casa de GH17 en la que apenas coincidió unos días con otras ex concursantes como María José Galera y Amor, hasta tener que abandonar por la puerta de atrás por sus malas artes.

Allí, la madre de Sofía Suescun, ganadora de la última edición del reality decano de la televisión española, volvió a convertirse en el centro de la polémica pasándose tres pueblos con Pablo, el primer inquilino del contra club en el que se encontró con estas tres divas, por lo hablar de los descalificativos de primer orden que le dedicó a Amor, persona que nació mujer en un cuerpo de hombre.

Sin recordar las faltas de respeto que la navarra le dedicó a la canaria en relación a su poca feminidad, vamos a centrarnos en el vídeo que adjuntamos al final de estas líneas en el que se pone de manifiesto el tipo de personaje televisivo que es Maite Galdeano, quitándose la careta a través de unas conversaciones privadas con Amor que esta última ha hecho públicas subiéndolas a la red de redes.

En ellas, Maite pide consuelo tras ser sacadas de GH17 y se disculpa, a su manera, después de todas las vejaciones públicas a su 'amiga' incidiendo en varias ocasiones de que "esto es televisión" y que los que las contratan las llevan porque quieren carnaza para la audiencia y que esta suba como la espuma, y no que estén allí como muebles.

Es por eso que, según la de Pamplona, esta hace el papel que viene haciendo desde que entró por primera vez en Telecinco, y decide agitar el concurso con malas manera y peores artes, en busca de una polémica que la tenga en el candelero televisivo y viviendo de la pequeña pantalla durante el mayor tiempo posible.

Vídeos destacados del día

Este tipo de confesiones no calan en Amor, que no ve justificación al daño que se le ha hecho, y decide publicar el vídeo en el que Maite confiesa que toda ella es un personaje en la televisión. A ver quién la contrata ahora...