Uno de los temas favoritos del fandom es indiscutiblemente la raza Saiyajin, el desastre del planeta Vegeta y la manera como estos se hacen más fuertes después de estar al borde de la derrota. Hasta el encuentro entre Vegeta y "Kakarotto" se creía entre los sobrevivientes que la fuerza de éstos estaba predeterminada de nacimiento, lo que nos queda claro por la forma como Vegeta se expresaba en sus primeras apariciones en Dragon Ball Z.

Posteriormente, se suma al debate la existencia del Super Saiyajin luego de la batalla con Freezer; este ha sido un tema que desde ese momento ha permanecido estático hasta que en Dragon Ball Super han aparecido no solo otras formas del Super Saiyajin, sino además posiblemente más difíciles de alcanzar.

Y es justamente en el clímax de la batalla con Zamasu que es trunks quien da de que hablar sobre este tema.

Ni uno ni otro.

De entrada, la pregunta de fondo es: ¿qué es lo que está por mostrarse a través de Trunks? Lo primero de hacer notar es la semejanza con la transformación de Broly en sus películas, que además se acompaña de un resplandor azul que pone a pensar a más de uno si alcanzará la forma de Super Saiyajin Blue. De manera oficial se sabe que Trunks no llega a ese punto, al menos no todavía por lo que cabe preguntarse que clase de nueva etapa estamos por ver.

Algunos fans manejan que pudiera tratarse de que Trunks es semi-humano, lo que pudiera tener alguna lógica si se parte de que los únicos que han podido transformarse en Super Saiyajin Blue han sido Goku y Vegeta, que como todos sabemos, son Saiyajin puros y hasta ahorita ninguno de los híbridos ha podido alcanzar alguna otra forma relacionada al Super Saiyajin dios o superior. 

Sin embargo, algo importante a destacar es que al parecer Trunks del futuro es mucho más fuerte que nuestros héroes en este estado; lo que en honor a la verdad debería ser explicado.

Vídeos destacados del día

Pero tiene cierta lógica si partimos de que su padre alcanzó la fase Blue a través del entrenamiento, aunque hay que tener en cuenta que este fue algo bastante intenso; puesto que él y Goku entrenaron 3 años en la Habitación del Tiempo, cosa que Trunks no ha hecho; sin embargo éste último entrenó con los Kaioh-Shins y enfrentó oponentes bastante formidables como es el caso de Daabura y Babidi. Al mismo tiempo es de tener en cuenta el contexto del Trunks del futuro, en el cual debió enfrentar completamente solo a los enemigos antes mencionados más de alguna vez, a lo que se debe agregar el momento clave del episodio 61, en el cual destaca otra vez la ira como elemento decisivo.

2 posibles conclusiones.

Todo lo anterior nos lleva a 2 posibles caminos acerca de Trunks y lo que podríamos ver del episodio 62 en adelante. La primera es que Trunks podría en efecto alcanzar el Super Saiyajin Blue o está en un estado intermedio porque si recordamos, Goku y Vegeta masterizaron esta transformación antes de ejecutarla en una batalla real y además podría tratarse de la primera vez que el nieto del Rey Vegeta lo intenta, a lo que hay que agregar que el momento que vimos esto estuvo cargado de ira y la forma Blue requiere un buen manejo del Ki y mucha calma.

La segunda hipótesis es que Trunks va a aparecer como algo completamente nuevo dadas las similitudes con Broly y que pudiera acoplarse más a la naturaleza agresiva de esta raza, esto tiene su base en los lo que vimos en el capítulo anterior.