La teoría del capítulo sesenta y dos dice que el hijo de Vegeta estalla furiosamente. El motivo aún no esta confirmado pero se puede especular que el joven del futuro en este capítulo libera mucha energía de su interior. No cabe duda de que el hijo de Vegeta se enfurece por un motivo muy delicado.

La siguiente teoría que transmito no está confirmada al cien por cien. Tenemos conocimiento de que los dos enemigos que se encuentran en el futuro son un dupla perfecta y no será nada fácil derrotar al enemigo.

El joven guerrero del futuro tiene mucho coraje y perseverancia, su sueño es vivir en un mundo en el que exista paz y armonía.

Si se da el caso de que su querida madre del pasado vuelve a morir, lo más probable es que incluso el mismo Vegeta expulsara un gran poder de su interior en el capítulo sesenta y tres ya que, en dicho capítulo, el personaje será el protagonista principal. Padre e hijo serán protagonistas de los próximos capítulos sesenta y dos y sesenta y tres.

Si el joven del futuro obtiene una nueva transformación, es muy probable que no logre vencer al enemigo, pero tendrá una mayor oportunidad de poder ayudar en la batalla. En el capítulo sesenta, todos fuimos espectadores de cómo el joven besó a su gran amiga, transmitiendo una semilla del ermitaño. Dicha semilla es un gran medicamento que alivia las heridas de cualquier personaje en pocos minutos y aquí claramente todos podemos confirmar que el joven del futuro está muy enamorado.

Vídeos destacados del día

Si el enemigo asesina a su futura esposa, el joven no aguantará la rabia que siente y terminará por gritar y llorar con mucho dolor. Así mismo, si su querida madre, que viajó al futuro, es lastimada o asesinada, dicho joven peleará con un gran coraje sin importar si muere.

Aún se desconoce por qué los dioses del futuro no han intervenido. Pero sí sabemos que el dios del universo seis murió. Si en esta nueva batalla nuestros queridos amigos no ganan, es muy probable que el maestro del dios destructor los salve en el futuro ya que debe estar observando todo lo que sucede en la tierra.