Como ya hiciera con su spot publicitario en televisión con el que promocionó su colección de Moda de verano, El Corte Inglés ha conseguido de nuevo captar la atención del público con una fórmula exitosa: una canción pegadiza (el tema Come, de la cantante francesa Jain) acompañada de una poderosa presentación visual con coreografía incluida en la que destaca la presencia radiante de la modelo canadiense Coco Rocha.

Así ha sido como mucha gente en España ha descubierto a esta modelo de 28 años, morena, de ojos azules, de descendencia ucraniana e irlandesa, con 1,78 m de altura, madre de un niño de un año y estrella de las pasarelas de todo el mundo.

La carrera de Coco Rocha (cuyo nombre real es es Mikhaila Rocha) se inició bien temprano, a la edad de 14 años, cuando fue descubierta por el ojeador Charles Stuart, el mismo que más tarde le abriría las puertas de la revista Vogue Italia. A partir de ahí, su carrera sería meteórica, llegando a desfilar en la New York Fashion Week para firmas tan selectas como Dolce & Gabanna, Balenciaga, Chanel, Prada, Versace o Louis Vuitton. Después también recibiría las llamadas de los grandes colosos de la moda como Karl Lagerfeld y Jean Paul Gaultier, y sería la imagen internacional del perfume Elle de Yves Saint Laurent.

Para no aburrir con su dilatado currículum, resumiremos diciendo que Coco Rocha ya era una de las grandes modelos del panorama mundial antes de recibir la oferta de El Corte Inglés.

Vídeos destacados del día

Sin embargo, su perfil personal es muy diferente al del resto de sus compañeras del tantas veces disparatado mundo de la moda.

Modelo y Testigo de Jehová

Coco Rocha no iba para modelo, sino para bailarina. Desde muy niña practicó la danza, y así saltó al mundo de la moda, a raíz de una actuación en Suiza, en la que su trayectoria se cruzó con la de Stuart, como hemos explicado antes.

Pero la faceta que más sorprende de esta modelo radica en su actividad profesional siempre en coherencia con sus creencias religiosas. Coco Rocha es una devota Testigo de Jehová desde niña y tiene muy claras cuáles son sus prioridades en la vida: ante todo se declara cristiana y sólo después modelo. Por eso no ha tenido reparo en explicar en diversas entrevistas que jamás posará desnuda, con cigarrillos, empuñando un arma o junto a otros emblemas religiosos, por muy tentadora que sea la oferta económica.

Así es Coco Rocha: bella, profesional y con las ideas muy claras.