Mucho se ha hablado de la actitud distante de David Bisbal en el primer episodio de “OT: El reencuentro”. La semana pasada pudimos verle bastante frío e incómodo durante el estreno del programa, y fue el blanco de críticas y especulaciones de la audiencia. Muchos se preguntaban si el más exitoso de los triunfitos tendría mal rollo con sus compañeros o si, tristemente, se le habría subido la fama a la cabeza.

También se habló mucho del polémico gesto que tuvo (o más bien, no tuvo) hacia Chenoa cuando se emocionó mientras estaba cantando con Rosa.

Anuncios

Bisbal, levantándose de su asiento, se acercó para abrazar a la última, ignorando a la que fue su pareja en Operación Triunfo.

Por suerte, esta actitud cambió en el segundo episodio y pudimos ver a un Bisbal mucho más cercano y abierto, que incluso se atrevió a hablar de su vida personal. Sin embargo, el momento más esperado llegó cuando Bisbal confesó que lo que menos le gustó de su paso por Operación Triunfo fue que a veces se diera a entender que tenía mala relación con algunos de sus compañeros, como Bustamante o Chenoa, cuando no era así realmente.

“Mucha gente a lo mejor se cree que David y yo, o Laura y yo, estábamos mal y eso no es cierto", aseguraba, para a continuación levantarse a abrazar a Bustamante y, por fin, a Chenoa.

Después de una relación y una ruptura tan vividas de cerca por la audiencia, este pequeño gesto fue lo más esperado y comentado de la noche. Ni siquiera rosa pudo contener la emoción: “Me ha dado mucha alegría", dijo llorando después de ver el abrazo.

Pero esto no fue lo único que pudimos ver de Bisbal y Chenoa durante la noche.

Anuncios

También pusieron un vídeo de los ensayos para la canción “Escondidos”, y fue Chenoa quien lo comentó: "A mí me resulta muy tierno, porque es muy verdad”, aseguraba, confesando que ella se reía mucho cuando estaba con Bisbal porque es lo que le pasa siempre cuando le gusta alguien.

Más tarde, Chenoa también tuvo que recordar el mal trago que pasó cuando hizo frente a los medios de comunicación tras su ruptura con David Bisbal. "Yo con chándal no salgo más. Además, podría haber escogido otro color más llamativo, que el gris es muy feo", bromeaba la cantante al respecto.