El capítulo 57 da inicio con Vegeta recibiendo una paliza de Black, a pesar de haber estado transformado en Súper Saiyajin Blue fue lastimado gravemente por unos de los ataques de Black Goku. La nueva transformación de Dragón Ball, es el súper saiyajin Rose, que terminó obviamente sobrepasando los niveles que actualmente tienen Goku y Vegeta. Pero esto no es todo, también Zamasu hizo acto de presencia y es que prácticamente no son la misma persona; es que tampoco son aliados, sino que simplemente tienen el mismo deseo, la de exterminar la existencia de toda la raza humana del universo.

El Zamasu que hace su aparición es más poderoso que el del presente que conoció Goku cuando fue al universo diez con Wiss y Bills, es que resultó ser inmortal ya que en un enfrentamiento contra Trunks, que por cierto, el entrenamiento que tuvo con su padre Vegeta resultó de gran ayuda ya que se le puso frente a frente y de igual a igual a Black en Súper Saiyajin Rose.

También se pudo observar a Trunks usar el Final Rasen contra Zamasu, que sorprendentemente no le hizo ningún tipo de daño ya que antes de ese poderoso ataque lo había traspasado con su espada y simplemente se regenero sin ningún problema. Zamasu menciona que se volvió un Dios inmortal.

La primera teoría, ¿esto tendrá algo que ver con Gowasu? Porque tal vez podría haber absorbido a su maestro sin sufrir ningún tipo de cambio físico y adquirir algunas habilidades extras y la inmortalidad, algo así como la “asimilación” tal como lo hizo Piccolo al fusionarse con el viejo y primer Kami-Sama de la Tierra, es que en su aparición se lo ve bastante confiado y fuerte.

La segunda teoría es que existen tres Zamasus, el del pasado, presente y futuro. Pues al final de capítulo vemos a Zamas del presente con Gowsu-Sama, ambos observando la Televisión, exactamente repasando la pelea de Gokú contra Hits y justamente se entera de las súper esferas del dragón y decide ir por ellas.

Vídeos destacados del día

Pues en el futuro de Trunks donde se está llevando a cabo la pelea nos encontramos nuevamente con el Zamasu del presente, tal vez alternativo ya que posiblemente haya logrado juntar las súper esferas e invocar al gran Dragón Zarama para pedir ser inmortal. Y el tercer Zamas es el del Futuro alternativo, el que podría encontrarse en el cuerpo de Black.

Este capítulo mostró ser la punta del iceberg ya que la pelea no duró mucho, pero sirvió para darnos cuenta que los guerreros Z no estaban a la altura de la circunstancia. Goku y Trunks estaban prácticamente entregados y a punto de recibir el golpe final; y gracias a Vegeta que aún le quedaba energía, lanzo uno de sus últimos ataques que le restaba. Pues esto sirvió para distraer a Zamas y a Black, ya que Yajirobe aparece en el momento justo para sacarlos del lugar en el que iban a morir.

Antes de que acaben con Vegeta, Zamas y Black fueron distraídos por los soldados con una granada de gas que les afectó increíblemente. Después de rescatar a Vegeta, Mai programa la máquina del tiempo y los devuelve al pasado junto con Trunks, ya que deberán encontrar otra manera para derrotar a Black y Zamasu.

Pueden dejar sus teorías y comentarios con respecto a lo que podríamos llegar a ver en los próximos capítulos de Dragón Ball Súper.