Estaba claro desde hace tiempo que Jesús Manuel Ruiz: licenciado en Periodismo, Psicología y Derecho sobraba en el universo ‘Sálvame’.

Un periodista de la trayectoria del ceheginero (es de Cehegín Murcia) que además ha colaborado también en la que ellos llaman ‘La cadena triste’ y en la Televisión de Castilla la Mancha, escribiendo en diversos medios digitales como ‘Vanitatis’, no encontraba su sitio en la ciénaga salvemita pese a haberlo intentado.

Aunque él se había adaptado y no había tenido reparos en atender los requerimientos para bailar la jota de su pueblo, lo que servía de chirigota para muchos de sus compañeros entre ellos los ‘Kikos’ Hernández y Matamoros.

Sus exclusivas eran poco menos que rebajadas en su interés y todo el que sigue el programa habrá podido observar como cada vez que participaba en la corrala de ‘Sálvame’ se le ninguneaba sin problemas.

Hasta tal punto, que gran parte de la audiencia sigue sin conocer la trayectoria de este periodista y lo considera un colaborador más, mientras una María Patiño que cuando estaba en Antena 3 ponía a caer de un burro a ‘Sálvame’ y a Telecinco en general, resulta ahora la rara avis a la que hay que proteger y encumbrar. Así está ella de crecida y no me refiero a su estatura física.

Kiko matamoros que ha vendido la exclusiva de su ‘boda’ en varias ocasiones antes de celebrarse, cuando por fin se ha decidido a pasar por el altar lo ha dado todo invitando a diestro y siniestro a quién podía resultar de interés mediático, amén de amigos y familiares, todo para que las revistas Semana y Lecturas corriesen con los gastos del bodorrio y la subsiguiente luna de miel mediante el pago de una exclusiva.

Vídeos destacados del día

Pero alguien muy cercano a ellos tomó fotos de los novios y según parece se las pasó primero a la revista Diez minutos y luego a Jesús Manuel que tenía que hacer una reseña de la boda en Vanitatis. Casualmente ¿O no? se tomó una foto de Carlota Corredera y los directores de ‘Sálvame’ junto a los novios. Carlota ‘inocentemente’ la reenvió por whastapp a María Patiño y a Jesús Manuel. Me pregunto por qué.

Cómo esa foto también vio la luz, estaba claro que uno de los dos era el responsable de la filtración y ese ha resultado ser Jesús Manuel Ruiz. El que él haya explicado que la filtró por error entre las que correspondían a la boda en sí y que si facilitó esas fotos a Vanitatis fue porque su fuente le aseguró, como así fue, que la exclusiva ya estaba reventada ya que las fotos las había recibido en primer lugar Diez minutos, a nadie ha parecido importarle.

Aquí de lo que se trataba era de aprovechar la coyuntura para hacer escarnio público del periodista a mayor gloria de María Patiño que en plan Madonna de Renacimiento se muestra hoy muy compungida diciendo no entender como un periodista ha hecho su trabajo.

No cabe hipocresía mayor.

Inútiles fueron los intentos de Jesús Manuel de explicarse ayer. Como una jauría, todos se le echaron encima con ánimo de despellejarlo vivo y lo consiguieron. Solo Paz Padilla trató de defenderlo y ha tenido que recular.

Hoy sin él en plató, siguen como carroñeros eviscerando lo que queda del cadáver. Ahora resulta según Kiko Hernández, que Jesús Manuel ha ‘vendido’ a más compañeros como si de un vulgar Luis Rollán se tratase. Todo eso de palabra y sin pruebas, como siempre.

¿Qué interés mueve a ‘Sálvame’ a crucificar a Jesús Manuel? ¿Quieren cancelar su colaboración en el programa? ¿Un buen periodista no tiene cabida en la corrala de 'Salvame'?  Lo veremos en breve.