Pol y Adara pasaron ayer la mayor parte del día juntos; Adara incluso le pidió que la llevara a ‘Disney’ cuando salieran, y él se mostró especialmente cariñoso, besándola cada poco tiempo mientras ella se maquilla con Bárbara para la fiesta de estilo punky.

Pero todo esto va cambiando según se acerca la noche. El primer indicio de tormenta es una conversación entre Montse y Adara, en la que ésta cuenta que ha visto un abrazo entre Miguel y Pol sin camiseta.

“Me quedo flipando tía… ¡sin camiseta! Por mucho que te quiera, ¿tú estás sin sujetador y voy a ir a darte un abrazo?”, se queja Adara, al mismo tiempo que Miguel se encuentra maquillando al luchador en la cocina.

Más tarde, vemos cómo Bárbara y Adara especulan sobre la edad de Miguel, y también dudan de si realmente es modelo. “Álvaro decía que era un modelo venido a menos. Pero él dice que ha desfilado con las mejores firmas.

Hará veinte años de eso…”, dice Bárbara, al lo que Adara responde: “¿Pero tú crees que va a ser modelo con ese problema (la peluca)? Además, da igual que tenga eso, tía. Lo que más feo tiene es el corazón”

La noche transcurre sin mucha novedad hasta que, finalmente, vemos a Adara y Pol discutiendo sobre lo de siempre: ella opina que pasa demasiado tiempo con Miguel, y él cree que es una celosa posesiva.

Como está claro que no van a llegar a un acuerdo al respecto, Adara se levanta enfadada y se va.

Pol vuelve a hacer lo mismo que en la discusión de la fiesta anterior y se desahoga con sus compañeros contando lo que ha pasado. “De tan buena persona que soy, soy tonto”, se lamenta con Candela el luchador.

Mientras tanto, Adara llora con Bárbara y esta intenta aconsejarle, asegurando de debería mandar a Pol a tomar viento.

“Que no son celos, tía, que tú no estás loca. Que has viajado y eres una persona inteligente.”

Después de un rato viendo cómo Bárbara consuela a Adara, las cámaras nos enseñan que Bea está haciendo lo propio con Pol. Aparece Adara de un momento a otro y empieza a gritar a Bea: “A ver por qué tienes que opinar tú. Me tienes harta. ¡Falsa!”. Bea, aunque parezca increíble, permanece en silencio y no entra en la pelea.

Adara termina yéndose al baño y Bárbara vuelve a sus argumentos, en esta ocasión intentando que vea que ella no es la mala de la situación.

Ya a las tres de la madrugada, las cámaras enfocan el jardín, donde están varios concursantes escuchando porque hay alguien del exterior que ha ido a gritar a Guadalix. “¡Miguel y Adara ganadores! ¡Cuidado con Pol!”, dicen. Poco después, vemos cómo llora Miguel, asegurando que él nunca se ha entrometido entre los dos y que es inocente en la pelea.

No ha habido reconciliación, y Pol ya ha dicho que no quiere volver con Adara. ¿Tendrán algo que ver los gritos que escuchó del exterior?

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más