Hoy ha sido un día mágico para Ana Anginas, y es que ha sido la elegida para ocupar el trono que tanto desean todos. El encargado de leer el sobre rojo y decir su nombre ha sido Jaraba, que se encontraba en el plató de visita, y la presentadora Emma García le ha pedido que anunciara él quién era la nueva tronista. La que se presentó al programa para ser pretendienta de Labrador no se lo podía creer, pero enseguida se ha sentado en la que será su silla durante una temporada.

Thais e Iratxe que también se postulaban para tronistas, se han tenido que conformar con ocupar la grada de momento junto a los ganchos y el público.

Thais era la favorita de la audiencia y de los nuevos pretendientes para ocupar el trono, incluso Labrador y su chica Ana veterana habían pedido que fuera ella la elegida por la dirección, pero al final ha sido Ana la que ha ganado la batalla frente a las dos postulantes.

Según ha comunicado la presentadora, Ana ha sido la elegida por ser una tronista diferente a lo que estamos acostumbrados a ver. Una chica peculiar que tiene las cosas claras y siempre dice lo que piensa, y no dejará que nadie le haga daño ni la engañe. Ella se ha mostrado muy emocionada y aunque no eran muchos los que la apoyaban, ella se ha sentado en su trono por todo lo alto y sin hacer caso a nadie.

Pero la ilusión le ha durado bien poco cuando Ana veterana ha comunicado que tenía una ¡confidencia! Al parecer los nuevos pretendientes habían dicho fuera de cámaras que Ana Anginas no les gustaba, y que si era ella la tronista abandonarían el plató.

Vídeos destacados del día

De los que había sentados, algunos han dicho que era cierto, pero solamente uno se ha levantado y se ha ido, porque según él venía a pretender a Thais.

Otros han dicho que aunque no les gustaba físicamente, se iban a quedar para conocerla como es por dentro, como persona, pero a Ana parecía no importarle la decisión de los chicos, ella estaba completamente feliz en su trono y no escuchaba lo que decían los demás. Tan solo se miraba sentada y no se lo podía creer, parecía una princesa en su nuevo reino. Veremos cómo lo afronta y esperemos que lo haga bien. Suerte.