El programa de MYHYV de este viernes ha sido una ensalada de mejillones y calamares con los que Jenny ha quedado aparentemente empachada. Cierto es que Jenny es más de carne que de pescado; sin embargo, su cabreo esta vez no ha sido por motivos gastronómicos. Esta vez, como otras tantas veces, la culpa la tienen las feromonas.

Todos conocemos la actitud pacífica y educada que Olaya deja a la vista en cada MYHYV, cada día en el que su temple calmado y para nada provocador deja a tronistas y pretendientes en la máxima tranquilidad. Pero hoy, Olaya desayunó pan con vinagre y prefirió soltarle a Jenny que la aburre a más no poder.

Y es que destacó el hecho de que la tronista fuera tan insípida pese a la eternidad que lleva en el programa sin comerse un rosco, y la compara así con la extraversión de Ana Amígdalas (¿o era Anginas?), que... oye, es fea, pero guapa por dentro: "Fíjate, la primera cita: una tronista que acaba de llegar y ya se entrega muchísimo más que una que lleva ya más siglos que no sé quién."

Lo que no se esperaba era que la sosería de Jenny diera para una réplica: "¡¿Te puedes callar, por favor?! Me tienes ya hasta los ***... No sé qué es lo que tienes en contra de mí, si te debo algo, si te he quitado algún novio fuera o qué. Eres una envidiosa, una rabiosa, una reprimida, una amargada..." Olaya intentó pararla, pero ya no había marcha atrás a la histeria de Jenny: "¡Que te calles que estoy hablando! Eres una envidiosa porque tú misma por la rabia y el desprecio con el que me hablas, que llevo más de dos años en este programa y lo único que te he oído decirme es 'choni', ¿vale?".

Vídeos destacados del día

Y con esta última coletilla que a todos nos recuerda a toda una veterana de la televisión (¿entiendes?), dejó hablar a la magullada Olaya, que entre espasmos de rabia y envidia contestó, molesta ante todo porque insinuara que le quita a los novios (por favor, cómo se atreve...): "Pero si te los quito yo a ti. Di algo con coherencia."

Sabemos que su intención es buena, y que en absoluto pretendía insultar y menospreciar a Jenny para nada... pero quizás no entendió la diferencia entre pensar y hablar. Y habló, vaya que habló, tan sutilmente... que casi no se advirtió irritación en sus palabras hacia la desaborida tronista: "Tu discurso es patético, ¿has estado tres días pensándolo? ¿Envidia de qué, de tu carisma inexistente, de que tus pretendientes se fijan antes en mí que en ti?" Y después de llamarla "flipada", y la otra a ella "patética", la discusión es concluida por Madre, la mediadora de féminas en combate.

Finalmente, Jenny cerró su turno de palabra con una sentencia que, según reconoció, lleva preparando todo el verano para soltarle a su rival (la pobre...

¿y no va a la playa ni nada?): "Aprende a argumentar, que tienes mente de ganchito." Anda, ganchitos son los que comen estas chicas todas las mañanas, que parecen no estar en paz con la vida: menos azúcar y más potasio, que va mejor para el cerebro. ¿Jennifer's Body atacará de nuevo? De momento, la tenemos pensando detenidamente en otra palabra insultante que hiera la sensibilidad ajena.