2

Aunque Javi C. ha alegado que se lo dejó a un amigo para que se lo cuidara mientras estaba trabajando en Ibiza, la Fiscalía de Medio Ambiente de Valencia ha abierto diligencias contra el ex-pretendiente de MYHYV tras tomarle declaración por un presunto caso de maltrato animal.

El perro de Javi C. llegó a la protectora Modepran de Paterna en una situación deplorable. Al parecer, el perro padecía leishmaniosis y, como no se le trató debido a que su dueño no le llevó al veterinario cuando debía, su salud empeoró hasta la desnutrición y la deshidratación.

Como podemos ver en las fotos, el estado del pobre animal era lamentable y, un día después de que le examinaran en la protectora, tuvieron que sacrificarle.

El animal fue llevado por el propio Javi C. a la protectora, pero se identificó con un nombre falso y aseguró que se había encontrado al animal abandonado. El perro estaba, según han explicado fuentes de Modepran, en una “situación extrema, absolutamente caquéctico, deshidratado y con leishmaniosis no tratada”. Por desgracia, la forma de actuar de Javi C. con respecto a la situación tuvo fatales consecuencias y los veterinarios no encontraron solución para el animal, por lo que hubo que sacrificarlo para que no sufriera más.

Según el informe veterinario, “el cuadro clínico en el que se encontraba el perro es fruto de la desidia, negligencia y maltrato”. En este informe se asegura también que el animal estuvo “privado de alimento y con escasa agua, sin la debida atención veterinaria ni tratamiento de ningún tipo”.

Vídeos destacados del día

La protectora quedó tan impresionada por el estado al que había llegado el perro sin que su dueño le llevara a un veterinario, que lo denunciaron a la Fiscalía de Medio Ambiente de Valencia. Ahora han abierto diligencias contra el exconcursante de MYHYV, quien ha asegurado que se lo dejó a un amigo durante dos meses mientras él se marchaba a Ibiza por cuestiones de trabajo.

“Cuando se lo dejé estaba perfectamente y cuando volví ya estaba a punto de morir”, afirma Javi C., al tiempo que confiesa que, después de volver de Ibiza, estuvo un mes más sin llevarle a un veterinario para, según dice, intentar que cogiera peso. “No tenía dinero para llevarlo al veterinario y lo estuve cuidando y dándole agua y suero para que mejorara”, se justifica.