Si de algo estamos seguros todos es de que Suso no está realmente en el programa para buscar el amor. Pero vamos, ni de lejos. De hecho, nos tememos que sus pretendientas son las que más claro lo tienen. ¿Qué siguen haciendo allí entonces? La respuesta parece bastante sencilla y tiene cinco letras: "silla". No es la primera vez que el programa de Telecinco "Mujeres y Hombres y Viceversa" finge con los tronistas y falsos pretendientes, pero el caso de Suso es ya brutal.

La gente del equipo del programa, obviamente, sabía que poniendo a Suso de tronista iban a tener una audiencia altísima a diario y que no se trataba de alguien que busca desesperadamente el amor.

Lo sabían también cuando le pusieron a su ex amiga de gancho y les bajaron al centro del plató para que protagonizasen una tensa y dura conversación en la que sacaban los trapos sucios de cada uno. Pero la cosa ya está pasando de claro a oscuro: según público que asistió a las grabaciones del programa este mismo martes, hoy, Raquel se ha decidido, por fin, a bajar las escaleras. Eso sí, sólo para tener una cita y "aclarar las cosas". ¿Aclarar qué? Se supone que entre ambos ya no queda nada más que un trato medianamente cordial. Suso la ha recibido encantado, entre risas y bromas, tal y como nos esperábamos todos.

El caso es que Suso es consciente de que no le cae bien a parte del equipo. Tanto es esto que las pullas e indirectas que le lanza Emma, durante el programa, el día que le toca grabar son de lo más comentado en las redes sociales como Facebook o Twitter.

Vídeos destacados del día

Nos gustaría pensar que es sólo para delante de las cámaras, pero Emma ya ha dicho en varias ocasiones que, al igual que no se llevaba bien con Sofía (todos vimos también las pullas lanzadas hacia la de Pamplona), Suso no es alguien de su agrado. Raquel podría ser la excusa perfecta para, si decide pronto que ya no va a quedarse más para 'chupar del bote', irse con ella porque no le habrá dado tiempo a enamorarse de ninguna otra de sus chicas. Sólo nos queda esperar a ver qué pasa.