Sorpresón por todo lo alto el que podemos vivir en último programa de Mujeres y hombres y viceversa. Allí la asesora del amor estrella de esta nueva temporada, Steisy, que es además la mujer que más tiempo ha estado sentado en el sillón rojo para ejercer como tronista en el dating show decano de la televisión española, se quedó sorprendida al ver bajar como pretendiente de una de las chicas que te patrono alguno de sus viejos rollos.

Hablamos de Carlos, el pretendiente de Ana cocinas, que no se le ocurre otra cosa que, sabiendo lo que había pasado en el pasado con un personaje en el tamaño de la dimensión de Patricia Steisy igualmente sabedora de que ella era una de las asesoras del amor, A dar el cante y de paso si por una de estas surge el amor irse de la mano con la que fuera tratamiento de Labrador y ahora tronista.

Como era evidente, y sabiendo cómo se las gasta Station, que no se calla nunca ni media palabra, nada más bajar por las escaleras este de Carlos, el nombre que la recordaba que tuvo un asunto personal de primera orden, era el que había acudido al programa. Concretamente a su amiga Ana.

Ni un segundo tardo al verlo bajar en confirmar a las cámaras y ante todo los presentes que ella, un tiempo atrás, tuvo un lío con este chico, con el que llego a pasar de todo y vidente mente con el que también acabo a la postre manteniendo relaciones carnales, como no podía ser de otra manera.

Aunque no eran intención de Carlos reconocer este capítulo del pasado, éste no tuvo más remedio que ante las pruebas presentadas por Steisy, acabó reconociendo que sí, que los dos estuvieron enrollados, aunque fue, según él, hace mucho tiempo.

Vídeos destacados del día

Algo así como seis años antes de ese momento que los volviera reunir de manera inesperada en MYHYV.

Lejos de cargárselo y de enviarlo a su casa a las primeras de cambio, Steisy, indicó que estuvo tan tan bien aquella relación carnal, que Ana ha decidido darle una oportunidad y ver hasta dónde pueden llegar teniendo en cuenta que hace seis años es mucho tiempo y que las cosas han cambiado aún mucho más. Si acaso Carlos tiene ahora más experiencia... y eso no le suena tan mal del todo.