A pesar de que tenían cerrada una exclusiva millonaria (en pesetas) que impedía a los protagonistas y a los invitados soltar absolutamente ninguna prenda sobre lo que ocurría en el enlace entre Makoke y Kiko Matamoros, como era de esperar, las filtraciones no se han hecho esperar.

Aún avisando de la prohibición de llevar teléfonos móviles y de hacer fotografías alguna para evitar que la cantidad pagada por la exclusiva menguar sustancialmente, como finalmente parece que ocurrirá, era a las pocas horas cuando veíamos la primera instantánea de los novios robada y las primeras lenguas largas comenzaban a largar.

Era así cómo nos enterábamos de que Anita, la hija de la pareja, era la que más lloró durante todo el día teniendo que parar para leer lo que tenía previsto o cómo supimos que también la madre de la novia emocionó a los presentes cantando 'cucurrucucu Paloma'.

No obstante, los momentos más morbosos e interesantes llegaron de la mano de los rumores del supuesto mensaje enviado por Laura a su padre y que le habría dejado pensativo y tocado durante el banquete o de que la periodista Belén Rodríguez se convirtió en la bufona involuntaria al tropezar y caer echándose por encima el vino en uno de los momentos más ridiculos de la velada.

Ya después del banquete, y con las copas de por medio, hemos podido saber que entre todos los VIP solteros que acudieron a la fiesta hubo acercamientos visibles que pudieron acabar en algo más. Algo que todavía tendremos que confirmar para poder dar más detalles.

La fiesta de boda acabó ente las cinco y media y las seis, aunque como les hemos indicado, varios de los invitados siguieron con el jaleo en otra parte. Ojo porque pronto podrían producirse varias noticias en relación con este after party VIP.

En definitiva, una boda y celebración con momentos románticos, detalles bonitos entre ellos y con los invitados -repitiendo tacos y manoletinas entre las invitadas- y que acabó bien arriba con mucha y salvaje fiesta, como no podía ser de otra forma.

Vídeos destacados del día