El invierno puede estar acercándose para los habitantes de Poniente, pero no para los creadores de Juego de Tronos, que parecen encontrarse con el cielo despejado a cada paso que dan. La exitosa serie de HBO, Juego de Tronos, ha logrado batir records en los Emmy durante la pasada noche.

Hasta el momento, la serie que más número de estos galardones había conseguido fue Frasier, con 37 premios Emmy en su poder. Pero eso cambió durante la ceremonia de anoche en Los Angeles. Juego de Tronos consiguió otros tres Emmys en esta gala de 2016, que sumó a los 35 que ya había ganado los seis años anteriores. Así, Juego de Tronos ha pasado a ser la serie que más estatuillas tiene en la historia de los Emmys.

Se destacó sobre todo el episodio The Battle of the Bastards y ganó los premios a la mejor escritura dramática (David Benihoff y DB Weiss) y a la dirección (Miguel Sapotchnik).

También fue una gran noche para The people vs. OJ Simpson, una de las series del momento en Estados Unidos, basada en crímenes reales y creada por Ryan Murphy (co-creador de American Horror Story). La serie televisiva Veep, que ha sido nominada 42 veces a los Emmy, ganó la categoría de mejor comedia.

Rami Malek, por su parte, se llevó una sorpresa al ganar el premio como actor principal en un drama, debido a su interpretación de Elliot Alderson —un pirata informático socialmente torpe y paranoide en la serie Mr. Robot—, mientras que Tatiana Maslany ganó en la categoría de mejor actriz por Orphan Black.

Fue una buena noche para el talento británico, con John Oliver y Sherlock recibiendo galardones.

Vídeos destacados del día

Regina King, por otro lado, ganó como mejor actriz de reparto por segundo año consecutivo, gracias a su actuación en American Crime. Ben Mendelsohn logró dar la sorpresa al ganar el premio como mejor actor de reparto en una categoría de drama al vencer a las estrellas de Juego de Tronos Kit Harington y Peter Dinklage.

El tema de la diversidad fue una constante en la gala, con Jimmy Kimmel bromeando sobre la tendencia de Hollywood a decir lo mucho que se preocupa por la diversidad sin hacer realmente nada al respecto.