Que 'Juego de Tronos' se ha convertido en un fenómeno de esos que perduran mucho después de su final no es ningún secreto para nadie. De hecho, estamos 'hartos' de ver en diversos medios de comunicación (incluso algunos 'in situ') las multitudinarias y desproporcionadas colas que se forman para tener la oportunidad de ser extra durante el rodaje de la serie en España. Cabría destacar la oportunidad laboral, si es que la hubiese, pero después de comprobar que el sueldo apenas pasa de los 50 euros diarios por lo que en ocasiones supera las 12 o 14 horas de trabajo, sobra entender que la mayoría de aspirantes solo tienen una cosa en la cabeza: formar parte de este fenómeno (incluso poder estar cerca de aquellos actores que con sus personajes se han convertido en ídolos de masas).

Anuncios
Anuncios

El problema de todo esto, por encontrar alguno, es que las expectativas de los fans rozan el cielo por el que camina su equipo de estrellas, lo que supone que el final sea una de esas ilusiones que se vislumbran en la lejanía como un momento de éxtasis, casi celestial, algo que en multitud de ocasiones ha provocado la decepción absoluta de los espectadores. No es la primera vez que vemos cómo un producto increíble llega al final de sus días sin aliento, posiblemente desgastado o sin terminar de saciar a los que hasta ese momento han sido su pieza angular. 

'Juego de Tronos' no solo se ha convertido en un éxito flagrante por el buen hacer de su equipo, de sus actores, o por la maravillosa idea original, pues una de las desgarradoras y a la vez fascinantes características de la ficción ha sido el poco apego de sus creadores a cada uno de los miembros de la serie, ya que las muertes se han sucedido sin que la importancia de sus papeles preocupase lo más mínimo.

Anuncios

Es por ello que nos preguntamos si el final, que cada vez está más cerca, será capaz de satisfacer a unos fans que, por lo general, aspiran a que se cumplan sus expectativas. La capacidad de sorprender de los 'showrunners' de la HBO se puede convertir también en su talón de Aquiles, algo que, por otro lado, no sería la primera vez que sucede.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más