Se acabaron las especulaciones. Lo que comenzó como un juego en los primeros compases de la decimoséptima edición de Gran Hermano entre dos de sus protagonistas ha evolucionado hasta convertirse en estos momentos, y sin falta de que se produzca una confirmación oficial con anuncio a los cuatro vientos, en la primera pareja de GH 17.

Una pareja que está formada por Rodrigo y Adara, dos de los chicos más apuestos de esta edición y que es fruto de una atracción física notable desde el minuto uno en el que se vieron el pasado jueves en las presentaciones, y también, cómo no, de ese extraño y precioso feeling que sale cuando las primeras charlas entre dos personas que se atraen en el plano carnal se convierten en conversaciones algo más íntimas y poco a poco la cosa va cogiendo un cáliz muy distintos al que toma cuando los derroteros tienen a otros como protagonistas.

Pues bien, los tortolitos, tras un fin de semana en el que han pasado mucho más tiempo juntos que con el resto de los habitantes de la casa de Gran Hermano 17 en Guadalix de la Sierra, y sabedores ambos de que lo suyo no estaba encauzándose como una relación de amistad y buen rollo sin más, sino que había algo más por parte de ambos, han decidido poner los puntos sobre las íes y asentar las bases que toda pareja debe acordar para confirmar la mutación de esa amistad en algo más.

Algo que en su caso ha tenido lugar a través de una conversación privada justo después de participar en un juego en el que todos los habitantes de la casa debían revelan con qué otro concursante tenían más afinidad y con quién habían tenido un flechazo. En ese momento quedaron las cartas puestas encima de la mesa y tocaba una charla posterior.

Vídeos destacados del día

Charla que tuvo lugar y que fue muy directa por parte del madrileño, quien no titubeó para abrirse ante la azafata y proponerle algo para cuando salgan, manifestándole que tras años sin enamorarse, su suerte parecía que había cambiado "y tú y yo podemos ser novios, una vez salgamos de la casa". Blanco y en botella.