Dicen que las primeras impresiones son muy importantes. También dicen que, a menudo, no hay que dejarse por ellas, ya que el tiempo acaba demostrando que uno, por culpa de muchos prejuicios y malas experiencias, se acaba equivocando cuando pone etiquetas sin conocer a alguien.

Sin embargo, este juego de filias y fobias que despiertan los concursantes de Gran Hermano en todas sus ediciones, es una constante en la historia de un formato que acumula ya diecisiete ediciones y en los que la audiencia, como soberana que es, decide cómo, cuándo y con quién equivocarse en cada momento a través de sus votos.

Si bien siempre se ha dicho que en la primera expulsión los fans del reality show decano de la televisión española siempre mandan para casa a los concursantes que a la postre hubieran dado más juego, dejando dentro a los 'muebles' más soporíferos que podrían encontrar, lo cierto es que esta primera expulsión siempre acaba siendo masiva, con porcentajes más que claros, y que dejan a las claras que, tras una primera semana viendo a alguien 24 horas, se puede llegar a ¿odiar? o algo parecido a una persona.

En este sentido, no hay que ser muy espabilado para ver qué es lo que piensa la audiencia de GH 17 en relación a los diecisiete concursantes que entraron en la casa de Guadalix de la Sierra, ya los quince que han quedado tras la primera criba de ayer jueves, siendo uno de los participantes el más odiado con claridad de esta edición.

Hablamos, sí, han acertado, de Miguel. El modelo de quita y pon, como el Señor Potato, cuya personalidad, de amor odio consigo mismo, y su complicado carácter, han saciado a una audiencia que, mayoritariamente, lo quiere ver ya el próximo jueves en el plató. Una vez ha salido nominado, ya pocos dudan que tiene pie y medio fuera del programa... salvo que suceda algo inesperado.

En la clasificación opuesta, donde la cosa está más reñida, el que por ahora parece haber caído con el pie más derecho que el resto ante la audiencia es, precisamente la némesis de Miguel, es decir, Pablo.

Vídeos destacados del día

El zamorano no para de levantar aplausos entre la audiencia y se ha convertido en el rival a batir.