Miguel aguarda oscuros secretos, no solo en relación a su físico, sino a su vida personal. Por el momento, sus compañeros de la casa viven atormentados por la cuestión de si es o no homosexual, algo que Miguel no ha especificado y que podría suponer uno de los platos fuertes, puesto que la sexualidad ha sido en todas las ediciones un excelente recurso para generar desconfianza y oposición en la casa. Sin embargo, lo que de verdad ignoran los compañeros es la alopecia que el concursante reconoció antes de entrar y que disimula con un bisoñé, algo que carecería de transcendencia en nuestra vida cotidiana, pero sí en GH17. Y es que a Miguel le gusta jugar con la gente, como reconoció en su vídeo de presentación.

Miguel podría ser un símbolo de los falsos prejuicios: "un chico de mentira", se define.

En el debate de GH17 se dijo que Miguel finge un papel por llevar esta prótesis, ya que supone querer aparentar lo que en realidad no es. Nos olvidamos, en cambio, de quienes se maquillan cada mañana antes de salir ante la cámara, que tiñen su pelo para parecer diferentes, que se visten según un prototipo. Todos en la casa de Guadalix son personajes, ilusiones. Miguel se ha definido a sí mismo como "una persona libre". Libre de prejuicios, de convencionalismos; pero también de autocontrol.

Miguel escucha más que habla: le gusta preguntar pequeños detalles a cada uno de sus compañeros, en busca de datos aparentemente insignificantes que a él le pueden aportar mucho. Esto demuestra el nivel de espiritualidad y psicología que posee, creyendo que las personas solo pueden llegar a ser definidas por sus actos, no por quienes digan que son.

Vídeos destacados del día

El domingo, Miguel preguntó a sus compañeros de GH17: "¿Cuál es tu cita romántica perfecta?" A simple vista, una pregunta típica en conversaciones entre recién conocidos, pero con ella logra captar la verdadera esencia de cada uno, y lo demostró dando en el clavo cuando pasó a definirlos. Asimismo, con el planteamiento de sus conversaciones deducíamos que Miguel es una persona coherente, que siempre basa sus ideas en contraste con la realidad que observa, y que tiene un alto grado de reflexividad.

Pero Miguel tiene en contra una serie de lastres que carga con amargura y que ya está empezando a afectar a la convivencia: el complejo. Miguel es un ser con complejos que provocan una serie de inseguridades, lo cual le hace estar constantemente a la defensiva. Esto es agravado por la poca capacidad de autocontrol que posee, y que le hace quizás saltar a la mínima. De nada le ha servido, así, la reflexividad y el esfuerzo en psicoanalizar a sus compañeros de GH17. Complejo de su alopecia, complejo de su edad y de inferioridad. Su edad es un interrogante, y en el debate se habló mucho sobre su operación de bótox y el exagerado alcance de sus pómulos.

Como hemos visto, necesita ser el centro de atención, en cada momento, en cada conversación: Miguel tiene el turno de palabra y alrededor de él gira todo el asunto. Si no es así, surgen conflictos como el que vimos con Bárbara, quien se ha dado cuenta de que el showman necesita de la aceptación general.

En definitiva, un hombre perfeccionista con su físico y con su rol en sociedad. Maniático de su imagen, de las apariencias y de cómo puede verse ante los demás. Un hombre pro-espejos, pro-shows. Ya ha comenzado a infundir malas críticas frente a Bárbara, Pablo y Álvaro... ¿Hasta dónde será capaz de llegar en GH17 el autoestima de un ser acomplejado y experto en psicoanálisis?