Ayer vivimos un gran día de entretenimiento en Gran Hermano y es que casi no tuvimos tiempo para aburrirnos entre bronca y bronca.

Todo empezó el viernes por la noche, cuando Pol y Adara tuvieron una discusión en el baño durante la fiesta que la organización había preparado. Ésta le recriminaba su actitud con respecto a Miguel ya que, según ella, no entiende “el rollo” que se traen entre ellos. La chica al parecer no aguanta que se estén acariciando y besando cada dos por tres, a pesar de que Pol le ha explicado que lo único que hay entre ellos son bromas y una simple amistad.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

El luchador “genéticamente perfecto” terminó llamando a Adara posesiva y ésta se marchó enfadada a la habitación, donde contó a Candelas y Bárbara lo que sentía con todo esto.

Mientras tanto, Pol no se quedaba quieto y también buscaba consuelo desahogándose con sus compañeros y contando el ataque de celos que ha tenido Adara, a lo que Bea responde que ésta es una posesiva con todo el mundo.

Todo esto lo están escuchando las chicas desde la habitación y es aquí cuando empieza la bronca de verdad. Adara y Bea estallan y comienzan a reprocharse lo que piensan la una de la otra. No faltan los calificativos como “guarra”, “falsa” o “chabacana”, que se repiten en varias ocasiones. Pol, al final, terminó llorando en el jardín, mientras que el resto de la casa intentaba calmar los ánimos (al menos en un principio).

Pasado un rato, Adara y su grupo seguían hablando en la habitación sobre el tema. Pero en lugar de intentar calmarla, Bárbara no desaprovechó la ocasión y le contó que Pol no la escogió a ella para que pudiese nominar con puntos dobles, sino que escogió a Rodrigo.

Vídeos destacados del día

Al fondo, se escuchaba a Bea cantando algo como “eres insoportable”, en versión flamenco.

Candelas, Adara y Bárbara decían que tenían hambre e iban a buscar algo a la nevera. Es cuando se lía otra vez. Bárbara buscaba pelea y ahora la víctima era Montse, que intentaba mantener un tono de voz normal mientras Bárbara se empeñaba en gritarle. “¡Ayer te diste cuenta de que estás en GH 17 y las bromas de se te han olvidado? Bienvenida al mundo real. ¡Payasa, viciosa, guarra!”, chillaba Bárbara, justo antes de que la cámara pasara a otra habitación y sólo pudiésemos escuchar la discusión de fondo.

Una noche movida, como vemos. ¿Qué consecuencias tendrá?