Como todos sabemos hace tiempo que Vegeta llegó a la tierra y desde entonces se ha preguntado, una y otra vez, por qué no ha podido ser más fuerte que Goku, siendo este un guerrero de clase baja inferior al contrario que el príncipe de los saiyajin, un guerrero de clase alta. Vamos hacer un recuento de las razones por la cuales Vegeta no logra su propósito, que es de alguna forma ser mejor que Goku.

La primera razón y quizás la más importante de todas, los maestro que Goku ha tenido son de los mejores que se ha visto en toda la serie. Su abuelo fue el primero en instruir a Goku en el camino de las artes marciales y luego de su muerte, fue entrenado por el maestro Roshi, quien marcó la diferencia en el entrenamiento de este, enseñándole a dominar las mejores técnicas que son usadas por Goku.

Más tarde, cuando Goku muere en la batalla contra su hermano Raditz, va el otro mundo donde es entrenado por Kaiosama. En cuanto a los otros maestros, estoy seguro que todos los conocemos de alguna manera, por esta razón no lo voy a mencionar aquí.

La segunda razón es que Vegeta fue criado como un saiyajin y estos tenían como costumbre luchar solo teniendo en cuenta el nivel de pelea de nacimiento, sin hacer ningún tipo de entrenamiento para ir al campo de batalla y logra aumentar su nivel y su fuerza después de un enfrentamiento. Si su oponente era más fuerte se convertían en modo gigante destruyendo todo a su paso.

La tercera razón es que a pesar de que Vegeta es más inteligente que Goku, como se ha demostrado en la nueva serie Dragón Ball Super, donde el príncipe de los saiyajin le explica a Kakaroto los 12 universos, porque cuando fue explicado por Wiss, este no pudo entender nada.

Vídeos destacados del día

Además, Goku tiene el problema que para contar tiene que usar los dedos, pero cuando se trata de pelear, se ha observado que Goku solo se enfoca en su combate buscando la forma de poder ganar aún cuando es superado por su oponente, en cambio que Vegeta solo se enfurece atacando con todas su fuerza sin pensar antes sus movimientos, además es muy descuidado cuando se enfurece.