Elena Anaya, ahora de actualidad por su papel en Zipi y Zape y la Isla del Capitán, ha sido atacada por esa tiranía de la opinión llamada Twitter, por que en una entrevista para la revista Yo Dona, entre los temas que trató, el que saltó a la Red fue sus críticas al futbolista portugués Cristiano Ronaldo, que fueron contestadas sin piedad por los fans del jugador.

“Vivimos en un momento en el que se exaltan figuras nocivas. (…) Es un ídolo falso porque transmite valores egoístas. ¿Qué victoria es esa, si la celebras solo, quitándote la camiseta y no abrazado a tus compañeros?

Son valores individualistas y materialistas que hacen daño a la sociedad”.

Las dijo como alguien que, como la mayoría de las mujeres, no es muy futbolera, y lo ve todo sin esa idolatría de los forofos del fútbol. Pero como Elena Anayano es del gusto de muchos, en especial si trabajó para Almodóvar (si hubiera trabajado en la serie Torrente, la adorarían), y menos aún si es lesbiana, ha sido atacada sin piedad por tuiteros que menosprecian su talento como actriz y su orientación sexual, lo que para ellos la incapacita “para dar lecciones de moral”.

No reproduciremos apenas nada de lo que se dijo, miles de tuits de mal gusto, que caían en los tópicos de siempre (“Si hiciera menos cine basura subvencionado, iría más gente a verlo”) o que decían ironizando “Elena, llévanos por el buen camino”.

Dijo más cosas en la entrevista, como atacar esa absurda moda de Pokémon Go y sus derivados o decir que en España no existe el star system, pero lo que ha dado que hablar ha sido meterse con el futbolista mencionado.

Mientras, Pedro Almodóvar,que poco a poco consigue ahuyentar los fantasmas de los Papeles de Panamá, volverá a dar que hablar con unas declaraciones al diario británico The Guardian.

En ellas, dice no tener para nada como referente a la actual ficción española para Televisión. Tanto que confiesa no ver nada de las series que se ruedan actualmente. Pero apoya a los actores: “No puedo juzgar a los actores de la ficción televisiva española.

Ellos son... brrr, ¡pobrecillos! No tienen tiempo para hacer un buen trabajo”. Se referirá a que muchas series se ruedan tan rápido, que cuesta que una interpretación sea perfecta. Y lo dice él, que repite mucho las tomas de sus películas y ensaya mucho con los actores hasta que consigue buenos resultados.

Por ello, al contratar a Adriana Ugarte para Julieta, no se fijó en nada en la serie Entre costuras. “La forma en la que dirigí a Adriana fue mucho más física. Tuve que explicarle cómo se comportaba una joven de los años 80. Las jóvenes de ahora son muy diferentes a las de esa generación. (…) Una chica de los 80 se habría sentido libre de follar a un hombre en un tren si le apeteciese”.

Maurizio Carlotti, de Atresmedia, se ha ofendido con estas declaraciones, y con un cierto aire de superioridad, le ha contestado en Twitter: “Hay más espectadores de ficción televisiva española en 1 semana que 30 años de taquilla en España de su filmografía”.

De todas maneras, Almodóvar trata de decir que él entiende otra manera de hacer televisión. Igual que otro maestro del cine, Woody Allen, que ha rodado una miniserie, Crisis en seis actos, la primera para este medio, que odiaba profundamente, y que no tendrá continuación.

Sigue la página Televisión
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!