Dragon Ball Súper abrió la puerta a un mundo de personajes con dominio y poder universal, tanto en conocimiento como en fuerza, estos personajes son los dioses de la destrucción, sus maestros que la vez son sus asistentes y otros dioses superiores, como por ejemplo el todopoderoso Zeno sama. En esta nota revelaremos los secretos de Vados, la hermana de Wiss y asistente/maestra del dios de la destrucción Champa, lógicamente ambos pertenecientes al universo 6, cuya participación estelar en lo que va corrido de la serie se presento en el torneo contra el universo 7, donde se encontraban en juego las esferas del dragón, además del planeta tierra donde viven Goku y los demás.

A continuación 3 datos clave sobre vados.

Número 1: vados es la tercera persona del género femenino que se mueve entre el mundo de los dioses, además de ser entre ellas la única que es asistente de un dios, siendo los otros dos personajes femeninos la Kaio sama del sur, cuya aparición sólo se debe al anime y no al manga, por lo que es discutible su estado canon (al menos en forma física), y la Kaioshin del oeste de quien tampoco se tuvo aparición en el manga, más allá de algunas menciones a su existencia como dios, no obstante nunca la vimos dibujada en alguna viñeta, por lo que oficialmente Vados es el único personaje femenino con apariciones en el manga, moviéndose en el mundo de los dioses de nivel Kaio y superiores.

Número 2: al finalizar Dragon Ball Z, Akira Toriyama se encargo de posicionar a Vegitto como el personaje más poderoso de toda la serie, sin embargo, esto ha sufrido leves modificaciones después de la primera aparición de Bills y Wiss, siendo estos portadores de un poder inimaginable.

Vídeos destacados del día

Con el desarrollo de Dragon Ball Súper se han ido conociendo cosas nuevas que rodean la ambientación de la serie y entre ellas está Vados, quien al afirmar ser más poderosa que Wiss se convirtió en el personaje más poderoso del conjunto de universos gemelos 6 y 7.

Número 3: Vados se aprovecha de la ingenuidad de Champa para divertirse destruyendo cosas, además de ser sarcástica, irónica y displicente en cuanto a la reacción después de haber acatado y ejecutado una orden errada del dios destructor.