Hablar de Valentina Quintero es montarse en una curiara y atravesar cualquiera de los bellos e inmensos ríos que se encuentran en el Sur de Venezuela, es hablar con la viejita que hace bollos pelones y el caballero que tiene una posada frente al mar.

Es pasearse por Venezuela en su carro y pararse en cada ¨puestico¨ de comida para ir probando y comprando en el camino, pero también hablar de Valentina Quintero es saber que es Tarbesiana, que tiene una única hija, una hermana ¨Historiadora y Sabia¨ y que se siente orgullosa de conocer a su país de Norte a Sur, de Este a Oeste y que su cédula y el amor por Venezuela son suficientes para andar  ¨por ahí¨ disfrutando de todo lo  que ella está empeñada en resaltar del país más bello del mundo.

Anuncios
Anuncios

Pero Valentina también vivió unos años muy felices fuera del país, cuando en Boston hizo un post grado y donde conoció al médico quien le ayudó, después de 7 años infructuosos, a  quedar embarazada de su única hija, Arianna Arteaga.

Su primer trabajo, antes de graduarse fue de Recepcionista y ya como Periodista, trabajó en la Biblioteca Nacional de la mano con Virginia Betancourt, donde aprendió todo lo que le serviría para desarrollar su trabajo en televisión y radio.

Valentina disfrutando de una de sus aventuras en Venezuela
Valentina disfrutando de una de sus aventuras en Venezuela

Durante muchos años Bitácora fue el programa favorito de los venezolanos viendo a Valentina Quintero mostrar las bellezas de su país y aunque en radio compartió con sus colegas Elizabeth Fuentes y Alonso Moleiro, le es mejor trabajar sola, como lo hace hoy en día en su programa: Valen de viaje...donde no tiene que estar encerrada en un estudio, pero va viajando por toda Venezuela con su micrófono en la mano, grabando los sonidos de su país.

Después de 6 años, Valentina vuelve a hacer su guía turística, razón por la cual se mantiene muy ocupada y viajando más que nunca. Valentina  Quintero es tan importante en Venezuela que  hace 10 años dejaron de pasar la puclicidad donde ella era imágen porque la marca pasó a un segundo plano cuando la gente se refería a ¨los colchones de Valentina¨.

Por todo y por todo Valentina Quintero es ejemplo de ¨Mujer venezolana echada pa´ alante¨ pero a la misma vez, una sentimental empedernida que habla de sus recuerdos de infancia y a quien se le quiebra la voz por la radio al recordar que no pudo estar al lado de su padre cuando murió.

Anuncios

Entre los médanos, las playas, las montañas y el llano, Valentina Quintero deja una huella por donde pasa con su sentido del humor, su vitalidad y esa energía desbordante que le hace  una adolescente de 62 años recién cumplidos.

Venezuela

Alejandro Toro

Haz clic para leer más