Nacido en el barrio obrero de San Roque en la localidad barcelonesa de Badalona hace 45 años, el polifacético presentador, escritor y actor de teatro lleva ya dos decenios viviendo en la capital de España, donde su vida ha ido cambiando radicalmente cambiándole a él también como consecuencia de una emancipación necesaria y de un éxito apabullante que todavía le acompaña.

Su salida a Madrid justo cuando murió su padre le ha marcado y le sigue marcando. De hecho Jorge Javier asegura que muchas de las cosas que dice o ha dicho y que hace o hizo no las hubiera hecho ni dicho nunca como consecuencia de un respeto reverencial que todavía le guarda a su padre, con el que tuvo una relación con más tiras y aflojas de los que hubiera deseado, pero siempre marcada por el respeto y el cariño que se profesaban.

Su madre, sin embargo, le sigue todos los días por Televisión. Declarada como su fan número 1, esta recibió el primer perro de su hijo cuando se quedó viuda convirtiendo estos animales, con los que tan involucrados está el presentador a través de una asociación de galgos abandonados, en su nuevos hijos y compañeros de vida. Tanto quiere y necesitas a sus 'bichos', que muchas veces no va a ver a su hijo a Madrid a visitarlo porque su actual perro lo pasa muy mal en el AVE y en el avión.

Crecido en un ambiente del Opus Dei, trató de pensar que su homosexualidad no era tal hasta que se hizo patente y rompió con los lazos religiosos que parece haber abandonado para siempre, como su simpatía política por el PSOE, a quien ya ha cambiado públicamente por PACMA, el partido animalista contra el maltrato animal.

Vídeos destacados del día

En cuanto a su vida privada, este está de lo más enamorado de su novio Paco, con quien lleva ya ocho años viviendo en pareja, aunque le cueste ser fiel. Y es que antes de Paco fueron más de "400 hombres" con los que se acostó según sus cálculos. Lo que para él "tampoco es tanto".

Con carné pero sin conducir, este 'soberbio y vanidoso' presentador está a punto de tomarse un descanso televisivo e irse a vivir un año a un país latinoamericano con su pareja y empezar una vida desde el anonimato.