Aunque por el momento solo los espectadores de 'Seis Hermanas' sabemos quién es la asesina del Talión, lo cierto es que todos están convencidos de que el causante de todas las muertes es don Luis, el marido de Francisca, pues sus constantes cambios de humor lo convierten en el candidato perfecto. La única que está convencida de su inocencia es su mujer, Francisca, que ha dado un gran cambio al convertirse en férrea defensora del padre de su hijo. Parece que el hecho de estar embarazada ha obrado el milagro de hacerla cambiar de parecer, provocando que su carácter se vuelva frío y distante con todos los que la rodean. Convencida de que sacará a su marido de la cárcel, cueste lo que cueste, la cantante está dispuesta a hacer lo que haga falta para que don Luis regrese a casa con ella. 

Nadie sospecha todo lo que será capaz de hacer Francisca, ni siquiera Adela, que ya tiene planes en 'Seis Hermanas' con los que espera que tanto ella como su hija disfruten de una vida de desahogo.

Precisamente ha recuperado la ilusión gracias a la sorprendente herencia que Carolina le ha dejado a su hija, Eugenia, que ahora es la dueña de la Villa de París. Ha sido al final de su vida, incluso después de haber querido acabar con la vida de Adela, cuando la que fuera la primera mujer de Germán ha recompensado a la pequeña por todo el daño que en su momento quiso causarle. Seguramente porque al ser hija del amor de su vida, la considera también parte de ella. 

Y es que también con su muerte parece que se hará justicia próximamente, al menos en lo que se refiere a las causas. Tanto Rosalía como don Ricardo están a punto de descubrir, por boca de Celia y del inspector Velasco, que Carolina no murió por causas naturales, al contrario, fue asesinada. Mientras Rosalía se desmoronará, don Ricardo echará a Velasco a patadas de su casa, pues tiene la sensación de que lo hace a él responsable.

Vídeos destacados del día

La que sí empezará a ponerse nerviosa al conocer las últimas novedades es Marina, que además ha recibido el varapalo de que Cristóbal no quiere llevarla como enfermera a la guerra. ¿Estará firmando el médico su sentencia de muerte?