El 'Ay Dios' que profirió la Princesa del Pueblo en la última aparición pública de Belén Esteban en Telecinco ya es historia de la Televisión como anteriormente lo fueron 'Andreita cómete el pollo' o, 'Yo por mi hija ma-to'. Pero, ¿qué hay detrás del suspiro infermal que lanzó en antena la colaboradora estrella de la televisión de Fuencarral? Aquí te lo contamos.

Nada más y nada menos que el fiestón de cumpleaños de su hija Andrea Janeiro, quien cumplía en el día de ayer diecisiete añazos y que con una madre como la que ella tiene, amante de la farándula y con muchos posibles en el banco, más allá de sus jaleos legales con Toño Sanchis y lo que se venga por delante, no merecía otra cosa.

A punto de tocar la mayoría de edad, que por otro lado evitará que sigan los medios de comunicación pixelándole la cara como si se tratase de un ser extraño al que es imposible ver en todo su esplendor como cuando tenía un par de meses de vida, la Esteban organizó todo un fiestón cerrando uno de los locales de moda de la capital de España para que su hija y sus amigas empezaran a sentir lo que se siente siendo un adulto con dinero cuando se sale de fiesta.

Una fiesta en toda regla que no sólo llevó a Andrea y a sus amigas a la discoteca de turno, sino que también sirvió para que Belén Esteban, junto a varias de sus amitades, incluyendo madres de sus amigas y algún que otro rostro conocido, aprovecharan para felicitar y agasajar con regalos el cumpleaños de la Princesita del Pueblo.

Sobre la fiesta, además de recordar que las menores sólo pudieron disfrutar de bebidas sin alcohol, resaltar que en la zona VIP, donde estuvo Belén Esteban y sus amigos, sí que hubo fiesta, bailes, copas y mucho jaleo hasta bien entrada la madrugada, siendo las cuatro la hora a la que empezaron a desfilar los invitados para irse a descansar y que ha provocado que Belén Esteban tenga cara de zombie y una resaca manifiesta en su aparición en Telecinco. La edad pasa factura...

Vídeos destacados del día

y la fiesta, cuando es 'gorda' como esta, más aún.