¡Lo de Dosel es todo un caso digno de estudio! Todavía nos acordamos el primer día que pisó el plató de Mujeres y Hombres y Viceversa y se presentó como un chico romántico, enamoradizo y al que no le había ido muy bien en el amor por haber querido ir demasiado rápido -mucho más que sus parejas- hasta el momento. 

En ese momento trató de hacer propósito de enmienda, lo que su tronista, Steisy, valoró positivamente al ver lo cariñoso, detallista e incluso a veces tremendamente meloso que era ese chico que bebía el viento y las mieles por su corazón. Tanto fue así que este llegó a la final y consiguió salir de su mano superando a Leo y Traian en la final.

A los pocos días, Dosel no dudó en presentarse a toda su familia y pedirle que se fueran a vivir juntos en Madrid. Las prisas volvían a él. Steisy, extasiada por las noches de amor y pasión con su fortachón, accedió pero pronto los celos, presuntas infidelidades y la sexta o séptima marcha con la que Dosel llevaba la relación (y es que se habló de que le encantaría ser padre de un hijo con Steisy) dinamitaron la opción desatando cruces de declaraciones tremendos entre ambos.

Pues bien, al muy poco tiempo de poner punto y final con la actual concursante de Supervivientes, Dosel conocía a Olga. Concretamente hace cuatro meses, cuando este hizo bueno aquello de que un clavo saca a otro clavo. La rubia, muy parecida a él, es decir, muy activa en la cama, amante de la fiesta y los bolos, más activa aún en las redes sociales, y melosa y cariñosa como pocas parecía amoldarse perfectamente a su vida.

Vídeos destacados del día

Tanto es así que Dosel ha confirmado públicamente que está listo para pasar por el altar y dar el sí quiero a Olga después de haber llegado a la conclusión -ahora sí, parece la buena- de que esta es su media naranja y que es el momento de atar su relación para siempre, y quién sabe si lanzarse este mismo año a por el bebé que Dosel tanto anhela desde hace tiempo.

Para celebrarlo Dosel ha decidido subir una foto a las redes sociales con la foto de un bañador de lo más sugerente. Perdió la apuesta, se casa, y lo ha querido enseñar a todo el mundo.