Llevamos seis temporadas de Juego de Tronos escuchando “Winter is coming”, y parece que finalmente el invierno tendrá un papel muy importante en la próxima temporada de la serie. Los espectadores tenemos ganas de conocer las consecuencias de la llegada del invierno más esperado de todos los tiempos, pero parece que esto va a hacer que su regreso se demore más de lo habitual.

Así lo han confirmado los productores y guionistas de la serie David Benioff y Dan Weiss en el podcast de UFC, señalando que la producción del rodaje de Juego de Tronos se pospone debido a la necesidad de mal tiempo. El invierno llegará a todos los rincones de los Siete Reinos, y es que según han explicado, quieren transmitir la sensación de un gran cambio en las condiciones meteorológicas, incluso en las localizaciones más cálidas; “el tiempo soleado ya no sirve”, y por eso hay que esperar a que la nieve haga acto de presencia en el territorio europeo.

Por tanto, si normalmente el estreno de las temporadas suele realizarse a finales de marzo o principios de abril, la próxima podría hacerlo en el mes de junio.

Otra de las diferencias respecto a las anteriores temporadas, es que la séptima también será más corta. Aunque aún no han confirmado un número exacto de capítulos, lo más probable es que sean siete, respecto a los diez de las otras temporadas. Según han explicado, cada temporada será más corta porque cada año necesitan más tiempo para rodar. Los rumores indican que quedarían dos temporadas de siete u ocho capítulos cada una. Eso sí, se están barajando varias localizaciones españolas para el rodaje, como Galicia, Euskadi y Canarias.

Benioff y Weiss también han hablado de la posibilidad de realizar una precuela; dado el gran éxito que ha tenido Juego de Tronos, creando todo un universo de culto que gira en torno a él, no es extraño pensar que hay muchas formas de explotarlo, aunque ahora están absortos en la producción de la séptima temporada e indican que no tienen mucho tiempo para pensar en ello.

Vídeos destacados del día