En El Intermedio invitaron anoche a tres corresponsales de la Prensa extranjera: Sandrine Morel de Le Monde,Raphael Minder de The New York Timesy Gilles Tremlett de The Guardian para analizar las elecciones españolas. Y dijeron varias conclusiones muy interesantes.

Tremlett lo definió como que “Los españoles quieren cambiarlo todo, pero no saben cómo”. Sandrine Morel lo definió con “Un refrán francés que es muy conocido en España: Déjà vu”. Minder ve “El final de un sistema que permite mayoría absoluta, pero no es el cambio que esperaban”.

Todos coincidieron en lo mismo que los españoles piensan de cómo fue el Debate a 4 entre los líderes de los cuatro partidos con posibilidad de tener más escaños: “Aburrido”.

Minder apreció que Rajoy “no sabía qué hacer con el minuto que se le dio para hablar. Creo que no lo quería para nada”.

Luego mostraron cómo se hace en cada uno de sus países esto de los debates. Sandrine Morel dijo que en Francia, este tipo de debates no decide para nada unas elecciones, recordando que “apenas se ganan o pierden unos miles de votos”. Es lógico, se tiene en cuenta entre los franceses el balance de toda la legislatura anterior, no como si tal candidato te cae más simpático. Aunque a veces sirve para decidir si éste sirve o no.

Morel también vio que “visto desde Francia, no tiene sentido la repetición de las elecciones. Mismos candidatos, mismos programas, mismas consignas”. Recordó que desde su país “Se ve con mucha curiosidad lo que pasa en España, cómo acabaría lo que se gestó en los Movimientos de los Indignados.

Aunque al final ha habido decepción, pensando si esto es el cambio, ha sido un gran fracaso”.

Aunque fue Minder quien llegó a una conclusión magnífica: “Tuvo suerte Rajoy de que el partido España-Rep. Checa de la Eurocopa no se jugaba a la misma hora que el debate, que si no, no hubiera habido ni Presidente ni espectadores”, recordando magistralmente que Rajoy, cuando hay fútbol, se olvida repentinamente de otros temas.

Pero en esto, Minder estuvo lúcido: tampoco el público habría visto el debate si jugara España a esa hora. Pero como se jugaba un Bélgica-Italia, pues hala, el debate es lo que mola, tíos, aunque los temas económicos nos suenen a chino.

Tremlett y Minder coinciden que ven “falta de madurez política” en la sociedad española, viendo lo que ha pasado en muchos detalles de la misma en las casi cuatro décadas de Democracia, comparándolas a cómo se resuelven esos mismos problemas en los países de los corresponsales.

Minder también lamentó que “las preguntas en el debate estaban muy pactadas” y que “faltaba espontaneidad”. Sandrine Morel recordó que “en Francia, en 2012, hubo un Debate A Diez [diez candidatos], y fue una pesadilla, un caos. Era peor que lo que vimos en el debate de ayer”.

El Intermedio ya hizo algo parecido el año pasado, aunque en aquella ocasión vino un corresponsal alemán, pero las conclusiones fueron parecidas. En ambas ocasiones, estos periodistas dieron su opinión firme, inteligente y sincera, pero al mismo tiempo educada, por lo que nadie puede ofenderse por lo que dijeron.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!