La relación entre Miriam Saavedra y Carlos Lozano está al borde del colapso. Después de que la peruana confesase en su último Sálvame Deluxe que estaban oficialmente en crisis, hemos querido investigar qué hay verdaderamente detrás de este distanciamiento que ya se ha anunciado como el preludio de una ruptura cantada y retransmitida por los medios de comunicación.

La cosa parece que viene de largo. Concretamente desde que la pareja decidió moverse de Perú para volver a Madrid aprovechando la oportunidad brindada a Carlos para reaparecer en los medios de comunicación de la mano de Gran Hermano VIP 4, donde este se volvió a ganar el cariño del público quedando segundo mientras se hablaba, en la sombra, de la 'novia peruana' de este, sin que apareciera en los medios.

Telecinco, muy interesado en conocerla, no dudó en traérsela para España para que defendiese a su chico los días de encierro de este y paseándose por la capital de España durante este tiempo hasta que Carlos salió del programa y trataron de recuperar el tiempo perdido en todos los sentidos y empastando una relación que ya se había empezado a quebrar.

Los amigos común de ambos lo tienen claro, Miriam nunca se ha llegado a adaptar del todo a su vida en España con Carlos Lozano. La constante exposición de ambos en los medios de comunicación, la presencia de programas que siguen todos sus pasos, los colaboradores de estos espacios que ponen en duda el porqué de su relación y los sentimientos de la peruana y todo lo que eso conlleva ha ido minando una relación que, además, se está viendo afectada en su continuidad ante la presencia de tanto reality con uno y otro.

Vídeos destacados del día

Ahora, con ella en Honduras primero y ahora en Madrid y con Carlos Lozano grabando 'Granjero busca esposa', siguen sin tener una estabilidad necesaria para recomponer lo que tenían en Perú, cuando ambos vivían en un pequeño apartamento y, como reconoció entre lágrimas Miriam "eran mucho más felices".

Los rumores de que ella está con Carlos sólo por dinero siguen ahí mientras el presentador, por su parte, trata de recuperar el tiempo con viejas amistades, saliendo por ahí mientras Miriam ha pasado a un segundo plano. Su relación, en crisis, parece estar a punto de acabarse definitivamente.