La posibilidad se venía especulando desde que fuera encontrado muerto en el ascensor de su domicilio el pasado 21 de abril en Minnesota. Este jueves ha sido confirmada tras la autopsia. Prince Rogers Nelson (Minneapolis, 1958), más conocido como Prince, murió a raíz de una sobredosis de opiáceos según han confirmado fuentes policiales a la agencia Associated Press. Dichos medicamentos ya habían sido encontrados en su casa al momento de que la policía registrara el inmueble tras su fallecimiento. Sin embargo la agencia examinadora Midwest Medical Examiner no ha confirmado la información y se ha limitado a aclara que no tienen nuevas informaciones sobre la muerte del artista.

Los opiáceos encontrados en el cuerpo del cantante, compositor, productor e instrumentalista, son medicamentos hechos a base de los alcaloides presentes en el opio. En base a esa cápsula de la amapola se producen la morfina, la codeína, la tebaína utilizadas contra el dolor y la mismísima heroína. Cercanos al cantante han afirmado que el músico se encontraba con problemas por el abuso de sustancias y se confirmó por sus abogados que al día siguiente de su muerte, visitaría a un médico especialista en adicciones.

El médico de familia Michael Todd Schulenberg fue interrogado por atender a Prince y recetarle fármacos semanas antes de su fallecimiento. Sin embargo en la investigación apareció un segundo, el doctor Howard Konrfeld, especialista en adicciones radicado en California, El 20 de abril el hijo de Konrfeld viajó hasta Minnesota y fue precisamente él quien encontró el cuerpo sin vida del intérprete.

Vídeos destacados del día

Konrfeld tenía la orden de entregar al médico que vería a Prince al día siguiente de su deceso buprenorfina, un fármaco utilizado para tratar la adicción a los opiáceos. No alcanzó a hacerlo.

Dos semanas antes de su muerte el cantante canceló sus conciertos en Atlanta excusándose por problemas de salud. Lo hizo días después, aunque su avión tuvo que hacer una parada de emergencia en Illinois porque fue encontrado inconsciente. Se le inyectó Naloxona, un fármaco para neutralizar sobredosis de opiáceos. Tras años de bailes y saltos en el escenario, Prince sufría dolores de cadera y en una rodilla que lo llevó a consumir estos fármacos. Su partida paralizó a la industria musical al completo y los homenajes se siguen sucediendo de lo que se consideró una de las grandes estrellas de la Música pop.