Está visto que en ‘Sálvame’ lo mejor es no tomar nunca vacaciones porque la rentrée puede ser catastrófica. Eso mismo le ha pasado a Paz Padilla, que tras un periplo por la India y mientras la sustituía la inefable Carlota Corredera ha vuelto para encontrarse con que los índices de audiencia no habían notado su ausencia e incluso habían favorecido a su sustituta vacacional.

La revista Lecturas le da la puntilla en su portada de esta semana: ‘No se soportan. La guerra de Paz y Carlota’. El semanario no da puntada sin hilo y a pesar de que Terelu Campos, la otrora bien querida de la revista, hace tiempo les declaró la guerra por un reportaje no autorizado según ella, cuando en Lecturas dicen que el río suena es que lleva agua.

A nadie se le escapa que han tenido sus más y sus menos, como cuando Carlota Corredera dijo de Paz el año pasado: ‘Es una persona sin diplomacia y que no pone filtros’. Ahí queda eso. Confesando además que en un principio habían tenido ‘mal rollo’, el cual por lo visto se ha visto incrementado al comprobar la Padilla a su regreso de vacaciones la frialdad de los colaboradores, que prefieren la suavidad de Carlota a las salidas de tono continuas de ella.

Carlota, que fue directora de los dos ‘Sálvame’ y que tras su baja maternal cambió de rumbo, para convertirse en presentadora sustituta de la presentadora sustituta de J.J. Vázquez es decir de Paz Padilla, cuando  a esta sus quehaceres como actriz o sus vacaciones le impiden que presente el programa.

Ya sabemos que era Terelu hace tiempo la encargada de sustituir a la Padilla, pero cayó en desgracia tras unas largas vacaciones por motivos personales que nadie entendió y mucho menos la omnipotente ‘Cúpula’ del programa.

Vídeos destacados del día

Paz ha tenido rifirrafes con todos los colaboradores. Sin ir más lejos este martes le propino unos cuantos golpes a Lydia Lozano que se travistió de Muhammad Alí en un supuesto homenaje y que le gritó a Paz mientras boxeaban: ‘Oye que me estás dando’ a lo que la otra le contestó: ‘Es que no lo puedo remediar’.

Ella puede hacerles bromas impertinentes, insinuaciones de mal gusto y todas las perrerías que se le pasan por la cabeza, que son muchas, pero ojo con el que se atreva a cuestionarla o hacerle una broma, que se revuelve como gato panza arriba y arremete sin piedad contra el incauto, dejando claro que su simpatía es tan falsa como las extensiones de la Esteban y que en el fondo es una persona muy soberbia.

Lecturas insinúa que puede ver muy reducida su colaboración e incluso tener un pie en la calle ya que según fuentes de la cadena: ‘Carlota tiene mucha más empatía que Paz, sube el nivel intelectual del programa y suaviza los temas demasiado polémicos sin que pierdan interés’. Y hacen hincapié en que además Carlota Corredera: ‘Es periodista y no pega patadas al diccionario’.

Ayer la Padilla tuvo un momento de esa soberbia que trata de ocultar y subió unas fotos a su cuenta de Instagram, cada una con una frase con las que pretendía ironizar sobre lo dicho por Lecturas y mostrar que sí tiene buen rollo con su equipo.

En peluquería es adoración lo que tienen por mí’. ‘Mi equipo me quiere con locura. No hace falta que me lo digan’.

La secuencia de fotos la podéis ver acompañando este artículo gracias a la cuenta Miteleopinion que las capturó antes de que viendo el revuelo que se había organizado en redes sociales, Paz Padilla optase por borrarlas de su cuenta. ¿Qué pasará este verano?