2

La decisión de Reino Unido de abandonar la Unión Europea no ha dejado a nadie indiferente. El Brexit ha convulsionado el parqué de las bolsas, las redacciones de los diarios y las relaciones entre los países comunitarios… Pero también ha llegado a las lejanas tierras de Juego de Tronos. El reino de Poniente está sumido en una de las mayores y más duras crisis. Ni los trapicheos, ni las venganzas de las familias Stark o Lannister permanecen ajenas al referéndum del pasado 23 de junio. Con la victoria del Brexit, los británicos, sin saberlo, puede que hayan obligado a los protagonistas de esta serie a hacer las maletas y buscar otro Poniente donde continuar con sus intrigas palaciegas.

Irlanda del Norte es el principal escenario

La mayor parte de las localizaciones en exteriores de Juego de Tronos se realizan en Irlanda del Norte, cerca de la ciudad de Belfast. Los productores de esta aclamada y popular serie escogieron estos decorados naturales por su indudable belleza, pero también por las aportaciones económicas que la Unión Europea concede a los rodajes en países comunitarios, gracias al Fondo Europeo para el Desarrollo Regional (Feder). Estas subvenciones fueron creadas para estimular el crecimiento económico y fomentar el empleo en algunas regiones de sus países miembros. Al salir Reino Unido de la Unión Europea dejaría de percibir tales fondos, por lo que parece probable que la HBO busque nuevos escenarios en los que sí pueda percibir las aportaciones, como España, Croacia o Malta.

Vídeos destacados del día

Juego de tronos en cifras

La audiencia de Juegos de Tronos pide temporada tras temporada más espectacularidad y eso se transforma en gastos. Cada capítulo cuesta alrededor de seis millones de euros. Parece mucho, pero es una nimiedad si lo comparamos con las cifras de dinero que mueve un rodaje de una ficción como esta.

En los últimos cinco años, el rodaje de Juego de Tronos ha dejado en Irlanda unos 170 millones de dólares, 900 puestos de trabajo directo y 5.700 indirectos. Pero su productividad económica no se limita a los días de rodaje. Cuando la serie está de vacaciones, la caja continúa. Se ha creado un mercado temático enfocado al turismo de sus incondicionales fans. Guías, circuitos en autobús, merchandising e incluso actores que representan las escenas más famosas, son algunas de las ofertas disponibles para deleite de sus admiradores.

Todo esta estructura que ha surgido alrededor del mundo de Juego de Tronos podría irse al traste, si finalmente HBO decide trasladar su localización, incluido los 22 millones de dólares invertidos por el gobierno irlandés para edificar unos grandes estudios audiovisuales en Belfast.

 Unos platós que fueron construidos para atraer la producción a sus tierras, pues no olvidemos que el capítulo piloto se rodó en tierras escocesas.

Mientras se resuelve y se acuerda, por parte de la UE, la marcha de Reino Unido, los directivos de la productora han querido tranquilizar y, en declaraciones publicadas en la revista “Entertainment  Weekly”, afirman que seguirán rodando en Irlanda del Norte, porque van a percibir aportaciones e incentivos fiscales por parte del gobierno británico. Pero la realidad es que aún se desconocen las cuantías y la naturaleza de esos fondos, por lo que no hay nada decidido.