Con el título de "Ellos también vivieron el Misterio" comenzaba uno de los programas más inquietantes de esta temporada de Cuarto Milenio (Cuatro), uno de los programas más vistos durante la noche de los domingos.

Esta "nave del misterio" comandada por Iker Jiménez y Carmen Porter se hacía eco sobre extrañas situaciones vividas por futbolistas durante su carreras profesionales. Como es normal, el programa llamó la atención a todos aquellos que llevamos en nuestra genética el ADN futbolero. 

El primer caso relatado se centra en una crónica que habla ni más ni menos que de Zinedine Zidane, uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol y actualmente entrenador del Real Madrid.

El astro francés había dejado la selección de su país para dar paso a los más jóvenes en 2005, pero como relata la revista France Football, Zidane fue testigo a las tres de la madrugada de una misteriosa voz que provenía de la oscuridad y que le decía que volviera a vestir la camiseta del "Gallo". En 2006, Zizou volvía a la selección francesa para llevarla a la final del Mundial de Alemania, donde perderían contra Italia (y donde Zidane propinaría el famoso "cabezazo" al defensa  de la selección azzurra Materazzi). 

La revista que dio a conocer el extraño caso de Zidane definía en palabras del exfutbolista a esa voz como una "aparición mística" que causó la extrañeza de éste, haciéndola caso con su regreso a la convocatoria del país galo. También añade que nadie supo de su encuentro con el misterio, ni su propia mujer.

Vídeos destacados del día

La noticia de su encuentro misterioso, corrió como la pólvora por toda la prensa del planeta fútbol, obligando al futbolista a desmentir la noticia de France Football, argumentando que esa voz que venía de la oscuridad de la noche era la de su hermano. 

Cuarto Milenio también menciona casos como el del exguardameta navarro Almunia o Duda, futbolista que actualmente milita en el Málaga Club de Fútbol en un programa que ha roto con la estética normal, ahondando en un tema que el periodismo deportivo se hace eco en su momento, pero rápidamente cae en el olvido.