Dos años después de empezar a salir juntos, la relación entre Kiko Rivera e Irene Rosales está a punto de dar un salto crucial que les una, si todo va bien, para toda la vida, con la ceremonia de matrimonio ya prevista y fijada para el próximo día 7 de octubre.

Después de haber tenido que soportar carros y carretas en relación a distintos y numerosos comentarios sus sentimientos, la pareja no ha dejado de demostrar su amor desde el primer día, siendo Ana, la hija de ambos que acaba de ser bautizada, la máxima expresión de una relación que ha venido dando pasos a gran velocidad desde ese primer beso.

Tras el bautizo de Ana Rivera Rosales, y aprovechando que el veranito ha dejado ya empezar a sentirse y que su boda se consumará ya con el otoño a la vuelta de la esquina, Paquirrín y su novia han decidido adelantar el vieja de novios a este mes de junio disfrutando de un crucero de puro lujo de ocho días por Italia, Francia y Malta al que han acudido con los amigos más íntimos de la pareja y en el que, según nuestras informaciones, ha habido mucha pero que mucha pasión.

No obstante, en relación a la boda, que ha sido calificada por los periodistas del corazón como la boda del año, esta será por el rito religioso y, casi con toda seguridad en Sevilla, siendo la Iglesia de Santa Ana, situada en el barrio de Triana, donde ambos tendrían ya amarrado un hueco para ese primer fin de semana del mes de octubre.

En otro orden de cosas, también se comenta que en estos momentos se estaría negociando la venta del a exclusiva de su boda y que esta estaría valorada en medio millón de euros. Una cantidad que, eso sí, exigiría la presencia de según qué personajes de la familia y que todavía no han confirmado que acudirán.

Según la revista que se ha acercado a Kiko Rivera e Irene Rosales, para sumar el ansiado medio millón deberían reunir a su madre, Isabel Pantoja, a Fran Rivera, Cayetaro Rivera e Isa Pantoja 'Chabelita', lo que no será tarea sencilla.

Vídeos destacados del día

De momento, Las Mellis, Vivi y Raquel, ya han anunciado que descartan su presencia.