La colaboradora de Sálvame, Belén Esteban, parece que no atraviesa su mejor momento. En un período convulso en el que sus visitas a los juzgados y a sus abogados no cesan en las distintas causas abiertas entre el que fuera su representante, Toño Sanchis, y ella, parece que muchos de los 'enemigos íntimos' de la Princesa del pueblo han decidido sacar a la luz algunos de los pasajes más turbios de la de Paracuellos.

Eso es lo que sucedía esta misma semana con la periodista Ángela Portero, quien no dudaba en deslizar una acusación de fraude a la ex de Jesulín de Ubrique en el asunto del cobro y la posterior donación por parte de la Esteban tras un trabajo realizado para la marca de sartenes San Ignacio y que, a raíz de las fotos aportadas de la que fuera su compañera en GH VIP, se ha podido ver cómo esta recibió un cheque de 6.000 euros que donó, teóricamente a una organización sin ánimo de lucro, pero que Portero pone en entre dicho, ya que la rubia ha mantenido que no cobró, y por lo tanto no puede haber donado lo percibido.

Unas acusaciones que han llegado también poco después de que se haya hablado mucho de la presunta donación que Belén realizó a las víctimas del terremoto de Lorca y que, según esta, se podría haber perdido por el camino teniendo que ocuparse de ese asunto el que fuera su representante.

Sea como fuere, en Lorca parecen no saber nada de aquella donación.

Pero la cosa no acaba aquí, y ahora es Carmen Lomana la que ha decidido sacudir a la de Paracuellos acusándola de tenerla vetada en Telecinco por asuntos personales, en lo que sería un nuevo fraude, en este caso al programa en el que trabaja y para la audiencia, no permitiendo la presencia de rostros que le compliquen la vida en antena.

A este paso le van a quedar muy pocos apoyos a la Princesa del pueblo en su propia casa y le va a faltar el tiempo para ir encargándose judicialmente de todas estas acusaciones que no cesan en su contra. Veremos si vuelve a aceptar un Deluxe para comentar todos estos pasajes.