¡Todo por la audiencia! ¿Qué se creían que Carlos Lozano iba a disfrutar de un par de días de asueto en Honduras a gastos pagados para regalarnos quince minutos de reloj de televisión? Pues no, después de participar en uno de los programas con mayor audiencia de los registrados en esta cuarta temporada de Supervivientes, la dirección ha decidido mantenerlo bien cerca de Cayo Paloma.

Eso es precisamente lo que ha sucedido hace unas horas, cuando el presentador de 'Granjero busca esposa' ha vuelto a aparecer por la isla de los desterrados para volverse a encontrar, por sorpresa para la robinsona, con Miriam Saavedra, quien ha tenido una epifanía a reencontrarse con su amor después de que el primer encuentro entre ambos tuviera luces y sombras.

Todo ocurrió por la tarde, cuando Yurena se estaba encargando de todas las labores del hogar como son la de mantener vivo el fuego y tratar de cocinar algo, cuando, aprovechando la coyuntura que tenía liada a la cantante y liberada a la peruana, que se suponía iba a recibir un cursillo y que, en su lugar se encontró con su ser más amado viendo aparecer Carlos.

Algo que al principio no se lo creyó, al estar convencida de que este se encontraba ya en España, donde sigue con las grabaciones de su nuevo programa para Mediaset. Pero nada más lejos de la realidad, después de superar el veintiséis por ciento de 'rating' de audiencia con su aterrizaje en Cayo Paloma, el ex concursante de Gran Hermano 16 no podía irse sin volver a dejar momentos románticos, casi melosos, con su 'niña' entre besos, abrazos y nuevas confesiones.

Vídeos destacados del día

Muchos se preguntan si, además de estas chispas del amor, propias de las relaciones que todavía llevan muy poco tiempo juntos, hubo algún tipo de escarceo entre ambos, si hubo cabaña, si hubo pajar, y en definitiva si hubo tomate, pero según las grabaciones a las que hemos tenido acceso este segundo reencuentro entre ambos habría sido más casto que el primero si cabe limitándose a una charla, besos y carantoñas. ¿Habrá un tercero?