Parece ser que Mila Ximénez no se puede ir del concurso. Tras su primera nominación, la periodista y colaboradora de Sálvame se ha convertido en el centro de todos los esfuerzos realizados por parte de sus compañeros de Telecinco para poder salvar su momento más comprometido indignando de manera evidente a la audiencia.

Si bien no han dejado de enviarle mensajes de ánimo desde el primer día que entró en el programa, con un salario que rondaría los 30.000 euros semanales -como si eso no fuese acicate suficiente como para animarse día a día-, en los últimos días, y más concretamente desde el jueves, las pruebas que demostrarían un trato de favor a Mila por parte de la cadena en la que trabaja y ahora mismo concurso no se han sucedido.

Así lo demuestran unos acontecimientos que han venido teniendo lugar desde que se convirtiera en nominada oficial y candidata al a expulsión como lo son, además de las manifestaciones en los distintos programas de la televisión de Fuencarral pidiendo que se quede, la conexión individual realizada durante el programa Sálvame de máxima audiencia con ella sola para que esta participase con un desfile en la Sálvame Fashion Week luciendo un vestido realizado expresamente para ella.

Lejos de quedar ahí, tanto Jorge Javier Vázquez como muchos de sus compañeros, no dudaron en comentarle cosas del exterior, saber de su familia y darle ánimos, mostrando su apoyo público a la continuidad de la periodista en un más que evidente trato de favor que el resto de sus compañeros nominados no han disfrutado.

Además de este hecho que hizo saltar a gran parte de los fans del programa, qué decir del uso de su colaboradora estrella, Belén Esteban, a través de Sálvame, el Deluxe y de su cuenta oficial de Twitter rogando a los televidentes con un mensaje claro: "Todos a salvar a mi amiga Mila".

Vídeos destacados del día

Pues eso, a mover votos en un solo sentido.

Como pasara con Rosa Benito en su día y con Belén Esteban después, parece que los reality show de Telecinco están programados para promocionar a la gente de la casa, y eso a la audiencia no le gusta nada.