No es oro todo lo que reluce en la televisión con más audiencia de España en estos momentos. La guerra de egos que existe en la parrilla de Telecinco es más que evidente y la tirantez en las relaciones de sus conductores estrella, y entre muchos de sus colaboradores de postín es cada vez más tensa.

Si bien esto no es algo que suceda en exclusiva en la cadena de Fuencarral, lo cierto es que sí que es menos común que los trapos sucios que suceden entre miembros de su platilla se laven, o al menos se traten de lavar, en casa, sin luces y taquígrafos, y mucho menos con cámaras, declaraciones cruzadas, desmentidos y otro tipo de actuaciones más propias de un reality show que de una televisión como la de Mediaset.

No obstante hace un tiempo ya que esta televisión ha apostado por convertir en protagonista de sus formatos y de su entretenimiento a presentadores y colaboradores, que han venido a sustituir así, a los Famosos de antaño, conocidos por su profesión hace más tiempo, y por ser hijo de, mujer de, marido de, o conocido de, como más recientemente.

Sea como fuere, en los últimos tiempos hemos acudido a una guerra de guerrillas que ha afectado a varios de sus presentadores y que apenas se ha querido desmentir, como la que han protagonizando -y cuya relación sigue siendo igual de tensa- entre el presentador de cabecera de Telecinco, Jorge Javier Vázquez, y Sandra Barneda, la nueva cara de los debates de los realitys.

Además de esta relación que es de todo menos de 'colegueo', cabe recordar que el catalán también ha protagonizado enfrentamientos en directo con otra de las 'vacas sagradas' de Fuencarral como es Ana Rosa Quintana a raíz de la defensa de los animales y ante el 'Lanceo del Toro de la Vega' que la reina de las mañanas ha tratado de justificar de alguna manera.

Vídeos destacados del día

Por si esto fuera poco, también se ha televisado el malestar de María Teresa Campos, un tótem de esta cadena, al ver cómo Bertín Osborne aterrizaba en Mediaset para hacer su programa teniendo ella apalabrado del mismo corte presentado a medias con su hija y que ya ha sido cancelado de la parrilla.

Si a este le sumamos la batalla entre su colaboradora estrella, Belén Esteban, y Kiko Matamoros y otros colaboradores de Sálvame, la guerra, que en este caso es también función, está servida.