Iván está dispuesto a convertirse en uno de los grandes protagonistas de Mujeres y Hombres y Viceversa y a hacerlo por derecho propio. El tronista, que llegó con mucha polémica rechazando a la que había sido su tronista, Ruth, para tener su propio momento de gloria, sigue tratando de acumular momentos televisivos con la intención de multiplicar el tiempo de su estancia en el dating show, y de paso, su caché.

Esa es la impresión que da después de que se haya insinuado que el chico de la barba y los tatuajes haya tenido primero historias fuera del plató y después de que sorprendiera a todo el mundo pidiendo a la asesora del amor Mónica Hoyos que le diera una cita para conocerse, lo que a priori no está permitido como tal y que obligaría a la ex de Carlos Lozano a perder su puesto en el programa de Telecinco para convertirse en pretendienta.

Ya les avanzamos aquí que esta cita no será con cámaras, por lo tanto, y teniendo en cuenta las condiciones que se exigen para que así sea, sólo se producirá fuera de los estudios de Fuencarral, donde ambos ya han quedado para conocerse una vez finalice el paso por el programa del que fuera pretendiente de Ruth. 

Eso es lo que se desprende de la reacción de la asesora, quien a sus 39 años ve en el chico de 24 todo un yogurín capaz de darle toda la pasión que no le pueden dar los de su edad y que tanto la ha alagado, al saberse en el mercado de auténticos romper corazones como lo es Iván, al menos desde su aterrizaje en Mediaset.

Esa sorprendente reacción de Mónica, que nunca negó la opción de darle una cita a Iván, a pesar de que eso podría hacerle perder su puesto de asesora, ha llegado a mosquear hasta a Emma García, quien le informó de que si accedía -como es su deseo- perdería su actual puesto laboral para pasar a asumir el rol de pretendienta.

Vídeos destacados del día

Que los dos se tienen ganas, es evidente. Que ambos tiene una tensión no resuelta que podría hacer saltar chispas, también. Y que la cita de ambos será producirá y será fuera del plató y dando rienda suelta a sus pasiones, parece evidente. Iván no parece haber ido a encontrar el amor al programa, sino más bien como pasatiempos que le proporciona ingresos. A él le gusta ir probando y Mónica es uno de sus objetivos prioritarios.