Después de su temporada 17, aún sin saber si continuará por lo que ya sabemos, la serie Cuéntame cómo pasó, desde su estreno en 2001, ha tenido detrás suyo unos rumores insistentes, que siempre apuntaban al partido de turno que gobernaba España de influir en sus guionistas para cambiar personajes y argumentos a su gusto. Aquí contaremos los más sonados.

Primero, Ana Botella, entonces Primera Dama del país, fue quien animó a TVE a empezar el rodaje de Cuéntame. Entonces, sólo era uno de miles de proyectos muertos de risa en un cajón.

Así se entendería el sospechoso parecido físico del primerizo Antonio Alcántara (Imanol Arias) con José María Aznar, en peinado y bigote, parecía su hermano gemelo y una especie de guiño adulador al marido de quien hizo nacer la serie.

Se acusó a Cuéntame de ser poco crítica con el franquismo en sus tramas, al más puro estilo del PP, que jamás condenó abiertamente la dictadura, y quién más lo lamentaba era el actor catalán Josep Maria Pou, que sugirió que se hiciera otra serie, titulada Déjame que te cuente lo que pasó, que sería más fiel a la realidad de aquella época.

Este cronista sospechó también porque, en un capítulo, Mercedes Alcántara (Ana Duato) y su amiga peluquera viajan a Paris, que veían como una ciudad que vivía en libertad, al contrario que el Madrid reprimido y puritano de la dictadura, y volvieron decepcionadas de Francia, vista finalmente como un país indecente, con todos sus maridos adúlteros, incapaz de dar lecciones morales a la España franquista (“¡Mejor me quedo con los españoles!”, decía la peluquera, furiosa).

Coincidió la emisión con el boicot a todo lo francés de George W. Bush, amigo de Aznar, por no secundarles en la guerra de Iraq.

Ya con Zapatero en la Moncloa, llega la bomba: el Padre Eugenio (Pere Ponce) se enamora de Inés Alcántara, la hija mayor del matrimonio. Después de un amor clandestino de culebrón, el sacerdote cuelga la sotana y se casa con ella. Se echó la culpa al PSOE de esto, aunque el Padre Eugenio era progre, no conservador.

También cambia el aspecto físico de Antonio: fuera bigote y cabello un poco más larguito, sin ese repeinado a lo Aznar. También se añaden nuevos personajes, como Miguel (Juan Echanove), hermano de Antonio que vivió en Francia y con una hija, Françoise (Aida Folch), que sufrirá un choque cultural con las costumbres españolas, al verlas como casi medievales. Se podría ver esto por la gran admiración de Zapatero al país vecino, y por la gran cantidad de películas francesas que TVE-2 emitía entonces cada mes.

Y en las últimas temporadas, ya con Rajoy en el poder, nuevos rumores, esta vez de regresión en Cuéntame.

Coincidiendo con la victoria electoral del PSOE en octubre de 1982, bombazo: Mercedes rompe con Antonio al pillarle con otra mujer y se pasan toda la temporada separados. El crítico de Televisión Ferran Monegal acusó al Gobierno de imponer que se hablara poco de aquella España del PSOE y se cargaran de toques a lo culebrón todas las tramas del resto de capítulos.

Otra guinda fue la repentina muerte de Eugenio en un accidente de coche. Pere Ponce (ahora en la serie “Merlí”) ya no estaba en Cuéntame,pero su personaje seguía vivo. Sospechas de que al PP nunca le gustó que dejara de ser cura, vamos, y como no podían hacer que se divorciara de Inés y volviera a ser cura (un cura divorciado y con hijos, ¡vade retro, Satanás!), pues que muriera.

Sigue la página Televisión
Seguir
Sigue la página Series
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!