No hay por donde cogerlos y lo peor que han podido hacer en esta edición llena de personajes anodinos sin ninguna substancia es separarlos en dos grupos: Dulce con Mila y sus palmeros y los ‘otros’: viceversos, modelos, un caradura y un antiguo delincuente. Lo mejor de cada casa.

Si por lo menos los hubiesen juntado a todos en Laguna Cacao a lo mejor hubiésemos podido ver alguna discusión de verdad, porque no me diréis que os habéis creído los ataques de ansiedad de Mila, su gran crisis existencial y ese acoso al que ha sometido a ese ser impenetrable e inasequible al desaliento de nombre Dulce y de profesión niñera.

A Mila la trama se le ha ido de las manos ante la muralla China de Dulce.

La colaboradora de ‘Sálvame’ ha ido a Honduras con un guión pero se ha encontrado con un muro: Dulce, contra la que se ha estrellado hasta tal punto que la que casi se ha hundido en la miseria ha sido la propia Mila. Le ha hecho la vida imposible ayudada por sus palmeros: Víctor, Mari Carmen y Carla pero no ha podido con ella y no hay duda de que ha sido avisada de que el guión no estaba resultando, que a Dulce en España se la veía como una víctima y que por lo tanto había que cambiar de estrategia.

Y dicho y hecho. Mila le ha perdido perdón por enésima vez, Dulce la ha perdonado y a otra cosa que ha sido el fingido abandono de Víctor, maravilloso actor tragicómico al que hay que darle un papel en el teatro, pero ya. Esos lloros contenidos, ese ponerle un dedo a Mila en los labios para evitar que pudiese hacerle cambiar de opinión. Esa salida en barca para regresar unos minutos después tras haber hablado con la dirección del programa.

Ahí está la clave, en lo que le dijo la dirección.

Agotado el guión de Mila a la que nadie se atreve a nominar a pesar de no hacer nada a favor de la convivencia para no ponerse en contra a la jauría de ‘Sálvame’ y agotado de momento el de Víctor, aunque vamos a ver qué guión le han dado ahora a seguir. No tardaremos en saberlo. Ahora Mila intenta que Paco tenga un acercamiento amoroso con ¿Dulce?

Va a ser que no.

Cómo os decía, agotado el guión del grupo FUEGO había que poner a dar show al grupo AGUA que se lo están pasando de lujo en Playa Paraíso y así hemos podido ver unas broncas increíblemente estúpidas entre por un lado el ladrón del furgón con Cristián que por no saber no sabe ni hacer fuego con cerillas, cerillas que por lo visto el Dioni se había ‘encontrado’. Cada año lo mismo, aparecen cerillas de la nada en una playa desierta. ¿No es maravilloso?

La otra bronca, o lo que sea, ha intentado protagonizarla una Steisy a la que hay que subtitular ya que si cuesta entenderla cuando habla normal cuando grita es del todo imposible.

Steisy y Mario, el italiano de Martini se enfrentaron por una razón más estúpida si cabe: las nominaciones. La inefable Sandra Barneda nos quiso vender como un gran incendio algo que no fue más que humo.

Estamos ante el peor casting de ‘Supervivientes y no lleva camino de mejorar. Por suerte tenemos a las dos expulsadas Miriam y Yurena que nos han dejado algún vídeo divertido y que si siguiesen ahí hasta el final del concurso podrían seguir dando buenos momentos. Lo malo es que esta semana llega un nuevo expulsado, muy probablemente el Dioni. ¿Se irá Yurena definitivamente? ¿Se quedarán juntos Dioni y Miriam?

¿Abandonará Miriam? La solución este jueves.

Sigue la página Telecinco
Seguir
Sigue la página Televisión
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!