Si querían hacernos reír y así animarnos la tarde hay que decir que han conseguido su propósito. Sobrecogidos nos hemos quedado  cuando hemos visto aparecer a J.J. Vázquez vestido de mamarracho, hasta un diseñador al ser preguntado le ha dicho que admiraba su valentía. Y es que para enfundarse en un diseño digno de ‘Prison break’ y además decirle al ‘Jóven diseñador’ creador del esperpento, que se sentía cómodo, hay que tener bemoles.

El desfile ha sido incalificable para cualquiera que entienda algo de Moda, pero hete aquí que como miembros del jurado estaban el inefable Pelayo de ‘Cámbiame’ y la modelo Cristina Piaget a los que no sabemos si les han prometido un viaje, un programa o algo, viendo a quien han elegido como mejores desfilando, pero de eso hablaremos más tarde.

Una cosa es intentar romper moldes haciendo una moda arriesgada y otra cosa muy distinta es lo que hemos presenciado en la pasarela esta tarde. No ha sido Jorge Javier el único imposible de mirar. A Gustavo lo han vestido de algo que no puedo reproducir aquí más que nada por vergüenza. Kiko Matamoros iba de masajista de Baño grecorromano. Jesús Manuel parecía sacado de un capítulo de ‘Star Trek’ y Kiko Hernández parecía el contable de Al Capone.

Con la parte femenina ha sucedido algo muy curioso y es que la originalidad ha brillado por su ausencia excepto en los vestidos de Karmele Marchante y María Patiño. A Terelu no le han acertado el diseño que parecía para una boda de barrio. Raquel Bollo iba no sabemos muy bien qué, pero tanto su vestido como el tocado era excesivo. Belén Esteban con un diseño tipo vestal trasnochada.

Vídeos destacados del día

Chelo Cortés de señorita Rottenmeier en plan playero y así todo.

Y aquí viene la bomba. Pelayo ha considerado que Terelu ha sido la que mejor ha estado en la pasarela, cuando las ‘señoras del visillo’ han estado mucho más acertadas junto a Karmele que ha desfilado con gracia enfundada en un diseño que la hacía parecer un huevo de Pascua, pero que por lo menos era original y hasta resultaba elegante.

Sorprendente que Cristina Piaget, toda una modelo, haya considerado la mejor a una Belén Esteban que caminaba por la pasarela sin gracia ninguna intentando no caerse y vamos a dejarlo así, para qué más. En ese momento las redes sociales se han venido abajo y ya ha sido un no parar de comentarios jocosos. Por suerte los diseñadores de toda la vida han estado si no excepcionalmente brillantes en sus diseños sí más acertados.

Lo mejor ha sido el desfile de los diseños confeccionados por la Fundación Vicente Ferrer en la India por mujeres con discapacidad, una auténtica explosión de color y sensualidad. Lo peor, la poca relevancia que le han dado al padrino del evento Carlos Lozano a quien han relegado a un puesto secundario y casi inexistente.