Nadie dijo que ser líderes de audiencia en la Televisión en España iba a ser fácil. La apuesta por los formatos de tele realidad, el corazón, y por convertir a los periodistas y colaboradores de la cadena en protagonistas de sus contenidos han llevado a muchos de sus rostros estrella a declarar la guerra a sus compañeros en los últimos tiempos.

Una guerra de egos que se ha transformado también, y poco a poco, en una de declaraciones cruzadas, comentarios a las espaldas y, en algunos casos, malas referencias a sus 'jefes' en busca de una posición de fortaleza en una auténtica jauría mediática que parece tener completamente abducida a gran parte de la audiencia española.

Entre otros cara a cara que han visto la luz en distintos medios de comunicación y que en este post nos hacemos eco a modo de repaso de las distintas batallas que ahora mismo se libran en el plano del ego en Telecinco encontramos la que ha enfrentado últimamente a Jorge Javier Vázquez y a Sandra Barreda y que han tratado de zanjar sin éxito ante la audiencia en lo que es un cara a cara entre dos personalidades arrolladoras.Cabe recordar que, antes, el presentador, actor y escritor, también mantuvo una agria polémica en relación al maltrato animal con Ana Rosa Quintana tras abordar este tema, según el conductor de Sálvame, con cierta ligereza, por parte de la reina de las mañanas, lo que supuso ciertos comentarios cruzados muy poco cariñosos.

Otros dos presentadores que según se indica en distintos portales habrían roto su relación son Bertín Osborne, fichaje estrella de esta cadena tras su paso por RTVE, y María Teresa Campos.

Vídeos destacados del día

La llegada del espacio de entrevistas del cantante ha dejado a la malagueña y a su hija con su 'versión del programa de Bertín' en el tintero, provocando una distancia importante entre ambos.

En cuanto a los colaboradores, son de sobra las guerras de guerrillas que mantienen en Sálvame, siendo la más potente en la actualidad la que tiene en pie de guerra a Belén Esteban y a Kiko Matamoros. En esa mesa son muchos los puñales que vuelan cruzados.