A menos de un mes para que se celebren las Elecciones Generales a la Presidencia de España, son cientos de miles los españoles que se encuentran en el extranjero y tiene derecho a voto. A pesar de tener el deseo de participar en unos comicios que atañen a todos los españoles, muchos de ellos no podrán hacerlo como consecuencia de la auténtica odisea que supone emitir un voto desde el extranjero a raíz de la actual Ley Electoral.

Esta Ley Orgánica del Régimen Electoral General 2/2011, aprobada hace ahora cinco años por el Partido Popular, el Partido Socialista, PNV y CiU somete a los españoles censados fuera de España con derecho a voto a una serie de complicados y tortuosos pasos que tienen como consecuencia una elevadísima tasa de abstención entre este censo.

Lo primero que deben hacer aquellos españoles en el extranjero que deseen votar es inscribirse en el censo del Consulado que les toque, independientemente de si son CERA (residentes ausentes) o si son ERTA (residentes temporalmente ausentes) y, después de hacerlo, rogar el voto, o lo que es lo mismo pedir que se ponga en marcha la burocracia que le permitirá votar.

En el caso de los primeros, el plazo para rogar el voto finaliza el día 6 junio, pudiéndose optar por voto telemático, vía fax o a través de correo ordinario. Una vez ya se está en posesión de la información y el material necesario para emitir el voto, se deberá enviar por correo certificado al Consulado en cuestión antes del día 22 de junio o depositarla en la urna entre el día 22 y el día 24. Es importante recordar que los CERA, aunque durante la fecha de los comicios se encuentren en España, no podrán votar en el colegio electoral.

En el caso de los segundos, estos podrán rogar el voto hasta el 28 de mayo, pudiendo votar a través del envío de un correo certificado a la mesa electoral a la que deberían acudir si estuvieran en España antes del 22 de junio. En el caso de que no haya rogado el voto, estos sí podrán acceder a su colegio electoral a emitir el voto el 26 de junio.